Ir al contenido principal

CÓMO CREAR UNA SERIE DE TELEVISIÓN


Gonzalo Toledano y Nuria Verde nos invitan a bucear por las series de televisión ¿Sabías que Anthony Zuiker, el creador de CSI, era conductor de autobuses antes de triunfar en la tele? ¿Tenías idea de cuántas cadenas de televisión rechazaron la serie Los Soprano de David Chase? ¿Y que Michael Crichton tuvo durante veinte años guardado en un cajón el drama médico Urgencias? ¿Estabas al corriente de que a Alan Ball le hicieron repetir el piloto de A dos metros bajo tierra por ser demasiado normal? ¿Y que Friends se creó en un taller de guión? A lo mejor tú también tienes una idea para crear una serie de televisión. Pero desconoces cómo se debe escribir el proyecto y su capítulo piloto. Este libro te guiará paso a paso en este proceso creativo. Desde el tema a los personajes; desde la estructura al tono; desde el punto de arranque al título. Con un estilo ameno, práctico y divertido, Cómo crear una serie de televisión se presenta como un manual que tiene como referente las series más conocidas de la televisión mundial.


Además en este libro encontrarás multitud de ejemplos y curiosidades. ¿Sabías que Bryan Singer creó al Dr. Gregory House basándose en el famoso detective Sherlock Holmes? ¿Y que David Chase también iba a terapia como su personaje Tony Soprano? ¿Sabías que Carol Hathaway, la jefa de enfermeras de Urgencias, iba a morir nada más comenzar la serie? ¿Y que el piloto más caro de la historia de la tele es el de Perdidos? Asimismo Cómo crear una serie de televisión te habla de lo que se 'cuece' en el mundo del guión y las series en España. Y te explica cómo dar los primeros pasos para vender tu serie y convertirte en un afamado guionista. Si como Anthony Zuiker, David Chase, Aaron Sorkin o Alan Ball, tú también tienes una idea para una serie de televisión, éste es tu libro. Si ellos pudieron, tú también.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.