Ir al contenido principal

DESASOSIEGO ASPIRADO

No estamos en el Distrito 9 ni ante Terminators ni nada que se le parezca... sí, son aspiradoras. Llevaba con la mía más de 8 años cuando, por un fallo irreparable, me he visto en la obligación de renovar maquinaria absorbente. Así que me he metido en la sección de electrodomésticos de una gran superficie y me he encontrado con esto. ¡Joder, que estas máquinas me están mirando con cara de mala hostia!

El mundo de los gadgets ha llegado, para quedarse, al territorio de los electrodomésticos. Impresionante experiencia. Para superar el choque me he ido corriendo al departamento de la tranquilidad, como de costumbre, la charcutería se convierte en mi salvavidas. De vuelta, finalmente me he llevado la más normal. No es ninguna de las que aparecen en imagen. He preferido dejarla reposar en el anonimato... Cuando la he enseñado su nuevo hogar, paradójicamente ha suspirado.

Salud!

Comentarios

Capitán garfio ha dicho que…
Yo creí que el departamento de la tranquilidad,se llamaba "charcoterapia",no,charcutería.....jeje
Un saludo
Anónimo ha dicho que…
pues en el fondo tuviste suerte porque el desasosiego aspirado es mas sencillo que el desasosiego a la plancha. Yo ayer fui a comprarme una plancha (para hacer carne a la plancha), y una dependienta me abasallo a preguntas tipo ¿para la ropa? ¿para el pelo? ¿para la carne?, y a cada interrogante que yo le despejaba me planchaba mas la oreja con otras retailas de preguntas...al final me fui corriendo a la "parafarmacia" (lugar que siempre me ha dado un poco de yuyu), y acabé comprandome una crema antiarrugas para alisar el paso del tiempo.

Anonima Mente

P.D.: era para un regalo que yo no tengo arrugas
La Zapateta ha dicho que…
Cuando voy a un Centro Comercial a por un electrodoméstico, aspiro a conocer todos los detalles técnicos para elegir bien. A los dos minutos, el dependiente me ha convencido de lo contrario - si es que hay contrario-; a los tres minutos, me duele hasta el colodrillo por la carga electrostática del Centro; a los cuatro minutos, 4 ó 5 cenitas de vino y jamón se me van por el Datáfono de la tienda. Sin embargo, una vez en casa, cuando desembalo y pruebo el nuevo "chisme", me tranquilizo por haber sustituido esa "castaña" que no aspiraba ni los suspiros de una buena cenita.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e