Ir al contenido principal

Twitter y lo que pasa...

Aún recuerdo cuando -allá por 2008- salíamos a la calle, micro en mano, a preguntar a la gente: ¿Sabes qué es Twitter? Las caras eran un poema y las respuestas, una colección surrealista de posibilidades. Un sujetador, un bar... y sobre todo un "no sé" con risotada adjunta...

Ahora, no hay informativo que se resista a su poder, ni país al intento de censura (en vano). Seguramente ésta ha sido una de las semanas más intensas en cuanto a información online al segundo se refiere. A saber, la Ley Sinde y sus movimientos, Álex de la Iglesia y sus acercamientos al 'pueblo de Internet'; Túnez, Egipto, Jordania y ahora Yemen se remueven por dentro... Los ciudadanos, gracias a las redes sociales entre otras cosas, saben que viven bajo arresto, y no pueden más.

Así que empezaremos el programa por nuestro Intérnate de la semana. Es decir, lo más movido de la Red y lo que viene; y en este particular destacamos un documental sobre el periodista 'mágnum' Enrique Meneses. El que se estrena el lunes 31 de enero en La Casa Encendida de Madrid: Oxígeno para vivir. Una película producida por esta casa y El Reló, basada en la idea original de la peridodista y fundadora de Cámara Abierta 2.0, Georgina Cisquella.

Estrenamos sección: Un minuto com, que arranca con Luz Casal y sus hábitos 2.0. Después seguimos con música y su transformación. Para saber un poco más del asunto, hablamos con Joaquín Guzmán (Rockola.fm) y Frédéric Terrien (Yes.fm). ¿Sabías que hay canciones que no están en Spotify... Sí, es ironía; en Radio 3, nuestros compañeros de Hoy empieza todo y Como lo oyes nos pasan listas de temas que no se encuentran tan fácilmente a golpe de ratón.



Nos movemos de arte y nos pasamos por el séptimo. Os presentamos la comunidad Cinemavip. Una red para que realizadores, productores, guionistas, ya sean principiantes o profesionales encuentren alternativa a las salidas actuales.




Y nos vamos con un Tú Ruedas especial... Te presentamos un Kabul (Afganistán) desconocido, y a muchos niños que han encontrado una salida muy original entre los escombros de posguerra. Te lo contamos en la emisión: sábado 29 a las 14:45 h en el 24h de TVE. ¡Nos vemos!

Comentarios

Juana ha dicho que…
¡Buena pinta tiene eso! Nos vemos, sin duda.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...