Ir al contenido principal

En marcha

Nos encontramos en mitad de la calle y en ese punto nos perdimos. Perdimos la pista de nosotros mismos y decidimos tirar pa'lante sin miedo a lo desconocido. Dejé de ver mis manos para solo intuír las suyas y parte de un pie (podía ser el izquierdo o el derecho). Todo lo percibía alterado; como cuando te presionas los ojos y 'ves las estrellas'. El camino se prometía interesante. Íbamos juntos, pero tan separados que podía tocar la distancia entre nosotros con la yema de mi espacio y la piel de mis ideas por pensar. El dolor había desaparecido y la ausencia de sufrimiento era total. 
¿No estarás borracho? Me pregunté. Soplé mi dedo pulgar y di negativo. Ambos dimos negativo. Así que sólo quedaba incertidumbre y mucho plano por enfocar por delante. Pero sin ver nada, o viendo bajo la influencia de la confusión, sabíamos que contábamos con el instrumental propio para hacernos camino al hablar. De vez en cuando me frotaba los ojos y los tobillos para no marearme. No era un truco, sencillamente una gilipollez que me venía bien para saber que 'este' era yo... Y el otro también. A continuación desalojaba una vieja idea (con sensación adjunta) y daba entrada a nuevas hipótesis más... ¿adultas? Sí. Como suena. 

En algún momento tropecé y caí a un charco. Pero antes de sumergirme, aproveché un plano congelado para mirarme en el reflejo y (sin peligro de ahogarme) reconocerme. Sí, sí, seguía siendo yo, que no el mismo. Y él también; aunque él sí era el mismo y él mismo. La distancia entre ambos era la misma que líneas arriba. Tan cercana como remota y tan cosida como desprendida. Todo seguía en marcha. 

Han pasado unos meses desde el encuentro en el punto de partida. O años, quién sabe. La ruta, aunque no figura en los mapas de Google, es y está. Y yo (con él) también. Somos un mismo compás con matices de lápiz y opciones de bolígrafo. Deseamos lo mismo: andar y respirar cada paso. ¡Cada paso! Nada de peregrinar. Caer, arrastrar, surcar, allanar, cabrear, encabronar, llorar, descojonarse, ver, mirar, decir, callar, clamar y proclamar, zapatear y patalear... En fin, que ahí estamos. Duele, pero estimula y espabila. Seguimos trabajando de la mano de un interesante final mientras 'vemos las estrellas'.
------

La imagen viene de: www.arteneus.com

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Ahí estamos
América ha dicho que…
Hacía mucho que no pasaba por el blog. Veo que los textos siguen teniendo el mismo ritmo. Leerlos es como bailar. ¡Yeah!
Anónimo ha dicho que…
Canela fina!
En este blog siempre hay ganas de vivir. Es un almacén de estímulos.
Y de descubrimientos, encuentros, sorpresas, ideas, propósitos. Y siempre con mucho atrás y todo por delante.
Copifate

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.