Ir al contenido principal

Autopsia de un perfil en blanco

La mañana del 2 de octubre de un año por concretar se practicó una autopsia a sí mismo que no le llevó a nada. Quedaba todo el día por delante. El siguiente, mañana, no entraba en el guion. Asumida la incertidumbre del origen de un desequilibrio sin etiquetar, volvió al escenario donde público y reparto esperaban su papel. El tiempo como siempre, en su línea. En orden desordenado. 

Él no era el protagonista de la obra que representaba, pero sí parte importante. Sus palabras completaban un texto que nunca terminaba de entender. Pero tenía sentido. 

En escena, con patio aforado de negro, luces en sombra y oscuridad reluciente, la protagonista le lanzaba un reto no sujeto a verbos ni gramáticas cerradas: resolver un misterioso crimen que nadie había denunciado. Nadie había muerto, nadie había asesinado, no había testigos... Pero una silueta perfilada con cinta blanca marcaba el suelo que pisaban. Y el fondo de la cuestión parecía real. Él, sin salirse del guion, pensaba mientras interpretaba (o al revés). ¿Un crimen sin elementos? ¿Un crimen con un perfil de fondo que nadie reconoce? 

Una parte de sí mismo miraba al público, otra a la protagonista y un yo muy repartido seguía pensando en la (auto)autopsia de la mañana. El silencio tenía mucho protagonismo en la historia. Le daba oxígeno para gestionar sus papeles sin perderlos. 

El misterio se iba resolviendo escena a escena. De hecho, el desenlace era tan redondo que no daba lugar a dudas. El problema venía cuando aquella realidad, la ficción, se iba a negro una vez caía el telón. Sentía que él también se fundía en la oscuridad, pero sin desintegrarse del todo. La maquinaria de su cabeza seguía a pleno rendimiento. De ahí la autopsia activa. 

Al día siguiente no había función. A cambio durmió lo que pudo. Al despertar se encontró pegado a una cinta que le perfilaba. Estaba en el suelo. Solo. Su habitación, aforada en negro, sin luces ni sombras, se había convertido en un escenario sin crimen pero con un protagonista en busca de argumentos. Cuando se levantó no hubo aplausos, pero sí un fragor optimista que le susurró al oído (en tono de apuntador) el texto que venía, porque él -por primera vez en su vida- se había quedado en blanco. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e