Ir al contenido principal

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró unos CDs abandonados; la mayoría estaban formateados, pero uno de ellos tenía una foto que le llevó hasta un cruce de cables con calles sin nombre... En ese punto se cruzó con una idea que habia perdido una noche de agosto, en mitad de un sueño. La invitó a desayunar y terminaron actualizando ocurrencias. Alexander salió del bache gracias a su idea retomada y a un grupo de palabras que se unieron al encuentro. La tarde y la noche se unieron al momento. North también; ella era clave. Nadie quería perderse la circunstancia. Un escenario espontáneo que iba creciendo y sumando pistas de sonido: la 1ª para una coma extraviada, otra para silencios gritones y una más para las dudas más seguras de sí mismas.


Concluida la reunión, llegaron a casa, North le pidió a Alexander que cerrara los ojos y se sentara en “la silla del 26” (una vieja maleta con tres pies de gato). Cuando abrió los ojos tenía una caja en sus manos. ¡Ábrela, corre! Le pidió North. Pero él emocionado y ansioso, en lugar de abrirla cogió a North de la mano y la arrastró de un salto hasta el interior de la caja. Pasaron por un pequeño escenario donde le esperaban cientos de sentidos figurados...


-¿Los recuerdas? Los encontré la noche que perdiste la idea que tenías, dijo North.

-Los recuerdo y recuerdo cuando te levantaste. Pensé que estabas en tu película, y no quise meterme. Contestó Alexander.

-Claro y todos tus sentidos figuraban en mi peli. Fue cuando empecé a rodar. Afirmó ella.

-Y yo a escribir... Constestó él.

Cuando salieron al interior cenaron entre argumentos, sobre una mesa de cine. El vino era de cosecha propia y la mañana siguiente, también. 

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Me encanta. Todo. Y ese final: "El vino era de cosecha propia y la mañana siguiente también."
Dani Seseña ha dicho que…
Gracias anónimx! Un final de principios de cosecha... Propia!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e