Ir al contenido principal

Punto y seguimos

Madrid. Daniel Seseña
Dentro de pocos días va a hacer un año de aquella noche en que todo pasó, bajo la apariencia de que nada pasaba. El punto de encuentro (también punto y seguido): C/ De Nadie con Travesía En parte. Llevábamos una semana hablando a través de una red social. El trabajo nos unía, el sentido (menos) común nos separaba. Ella vivía lejos y yo cerca. O al revés. ¿Quién sabe? Los mapas son muy relativos. Pero una semana antes del suceso, un link nos reunió en territorio neutro y virtual. 

Ella venía de resolver un crimen casi perfecto, yo salía de una película que se me había hecho demasiado larga, y una búsqueda nos llevó al mismo lugar. Ese espacio reservado para los que dudamos por sistema y resolvemos como podemos. Había mucho ruido alrededor, pero nos detectamos inmediatamente. Ella quería conocer el extremo de sí misma, y yo estaba bordeando los límites de una cordillera personal. ¿Qué buscas? Me preguntó. Un camino de vuelta que no me haga retroceder, respondí. En ese instante se nos abrió una puerta que no dudamos en cruzar. La típica puerta que solo se abre si das con la clave exacta.

Fueron siete días de mensajes indirectos en un mismo sentido, pero en dirección por determinar. Ella, quiso compartir conmigo el poso que le había dejado el crimen casi perfecto. Yo, le enseñé las heridas tras mi último rodaje en interiores. Una semana en la que ambos estábamos descubriendo que crimen y película necesitaban otro punto de vista para encontrar el desenlace preciso. Decidí desclasificar parte de mi guion, decidió darme pistas. El planteamiento entonces nos llevó a construir un primer nudo. Fue en ese cruce de caminos: C/ De Nadie con Travesía En parte. Nos pusimos cara y trescientos planteamientos más sobre la mesa. Paseamos toda la noche sin parar, dándole vueltas a todo. Ficción y realidad unidos por el manotazo de la duda. Entonces llegó el momento ¡Sí, esa misma noche! Llegó el momento de preguntarnos si el desenlace era el final o un "punto y seguimos". Una pausa entró en acción. Un silencio de los que envuelven pero no incomodan. Y finalmente, la certeza... Encontramos ese extremo de nosotros mismos que buscábamos. Fue la noche en que todo pasó.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Vaya historia! Va sola, como deslizándose, por caminos de vuelta sin retorno.
(Aparte: ya quisieran los guionistas de Twin Peaks contar contigo)
tapón

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.