Ir al contenido principal

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.

...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.

Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado por la sensación de soledad y el vacío invasor. Sufría una muerte de palabra sin eco. Trató de crear, pensar, componer, idear, cuadrar, hablar, recordar, expresar, gritar... Pero la muerte es muy suya y no da opciones. Lo intentó con señas sin identidad ni señales; con mensajes sin soporte; con sus ganas. Pero nadie hablaba su idioma. Finalmente suspiró por última vez y se acabó. Pero por un resquicio no catalogado que abrió -por casualidad-, alguien coló un poso de escucha y recibió un par de pistas sobre sus deseos.

Y ese alguien no era nadie, sino algo. Algo que pasó un día pero no tuvo lugar. Y al final se manifestó a través del único canal posible, un hueco... Un espacio sin "a priori" por el que finalmente pudo expresar. Y aunque después de muerto, la palabra tuvo su lugar.   



Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Se tarda mucho en entender la vida. La hormiga sabe desde que nace lo que tiene que hacer y está dotada para ello. Nuestra sensibilidad se construye a base de golpes y caricias y al contrario que la hormiga no estamos programados más que para vivir y para ello tenemos que alimentarnos y todo se empieza a complicar por esta simpleza. Y nuestra sensibilidad se va construyendo y construyéndonos y se entrelaza con las sensibilidades de los supuestos semejantes y en esa selva de sensibilidad se va formando el carácter, las habilidades, las aficiones y la inteligencia. Y se reciben mensajes que por huecos inadvertidos de nuestras corazas se cuelan y algo que pasó un día que no tuvo lugar finalmente permite romper a expresar lo aprendido y transformar lo recibido. Se tarda mucho en entender la vida pero nos atraviesa y mancha y quien está atento queda herido de entendimiento.
Tapón

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa