Ir al contenido principal

IKEBANA, EL CAMINO DE LAS FLORES


Por Carmela Saro

Ikebana, palabra japonesa que significa el camino de las flores, esta palabra toma forma convirtiéndose en el arreglo floral.

Su origen se remonta al siglo VI, consiguiendo llegar a nuestros días protegido por el amor que el pueblo japonés siente por la naturaleza. En sus comienzos se reservaba exclusivamente para los altares de los templos budistas, estos arreglos se hacían en jarrones (nagueire), más adelante se introdujo el recipiente bajo llamado (moribana).
Actualmente ha alcanzado tal popularidad que su práctica abarca desde simples aficionados hasta diseñadores profesionales y artistas, introduciéndose en casas, oficinas, hoteles.

La forma esencial plástica del Ikebana es el triángulo, este triángulo estará formado por líneas de ramas y de flores, estas ramas a su vez representan el cielo la línea principal, el hombre la línea intermedia sirviendo de comunicación entre el cielo y la tierra, por último la tierra representada por la tercera rama, los arreglos varían según la inclinación y colocación de las ramas, su belleza se intensifica por la perfección de las líneas, la armonía de colores, el espacio y la forma.

Tan preocupados hoy en día por reflejar el tiempo real, la inmediatez de las noticias, resulta que el arreglo de Ikebana al ser un arte efímero refleja en cada momento el paso del tiempo, ya que dentro de sus reglas se contempla y se cuenta con capullos de flores que aun no han abierto, alguna hoja un poco marchita que puede caer en cualquier momento, la asimetría domina en todos los arreglos incorporando de esta manera el movimiento, contar con el espacio vacío, enfrentado al espacio ocupado es otra de sus normas, el agua del contenedor desempeña también un papel importante

Dentro del Ikebana existen numerosas escuelas como Ikenobo, Misho, Ohara, Sogetsu etc. La exposición que la galería Barca Solar alberga en su espacio es de la escuela Sogetsu, esta escuela es la menos tradicional del Ikebana, a sus alumnos se les inicia con una formación de arreglos básicos tradicionales, cuando la persona ha asimilado la esencia del Ikebana, entonces se profundiza en conceptos que tienen en común la pintura y la escultura, realizando una investigación de materiales, formas, objetos, colores, superficies, líneas, sin perder de vista el material vivo es decir (flores y ramas ) aunque existen arreglos que prescinden de ellos. Dentro de la escuela Sogetsu se aprende a valorar la riqueza y belleza de la naturaleza, en los arreglos más avanzados se rompen las normas, creando verdaderas esculturas inspiradas en la misma.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e