Ir al contenido principal

Solidaridad, música e ingenio al natural

Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Iñaki Gabilondo, Pereza, Pilar Bardem, entre otros, pusieron cara el miércoles noche a un aniversario muy especial: el 20 cumpleaños de Solidaridad Internacional. La organización del evento a cargo de Víctor Manuel y José Carlos Plaza fue, sencillamente formidable. Carmelo Gómez, Ana Belén, Imanol Arias, Pastora Vega, Fran Perea, Lola Herrera se iban turnando sobre el escenario, entre actuación y actuación, para leer los estremecedores y solidarios textos del escritor uruguayo Eduardo Galeano. El actor Juan Diego, era el encargado de darles paso tras una introducción sobre la línea de trabajo y filosofía de la ONG. ¡Un lujo, pura poesía! La madrileña plaza de Vista Alegre pronto colgaba el cartel de no hay billetes.

Reconozco que no soy muy dado a acudir a este tipo de eventos. Padezco de cierta fobia a los sitios cerrados (por muy grandes que sean) cuando se juntan 9.000 personas en él. Hasta ayer sólo Paul Weller había conseguido quitarme la tontería. Ahora lo ha conseguido Solidaridad Internacional. Como socio, testigo de su trabajo y porque lazos fuertes me unen a la Organización, conseguí motivarme. Claro, el cartel también ayudaba. Y mucho.

En este tipo de acontecimientos uno se teme lo peor. Pueden pasar dos cosas: Una, encontrarse con un tueste, un evento tópico, forzado, con hedor político en el ambiente, y después un grupo de caras conocidas que hablan de lo bueno que es ser solidario. Y dos, que se monte un espectáculo de verdad, en el que se cree, por el que se apuesta y en el que uno se deja la piel. Y en esta segunda opción se basó la semana cultural de solidaridad internacional y el concierto que la cerraba. El motivo es claro, cuando hay un fondo de verdad, una forma eficaz de desarrollar proyectos de cooperación que huyen de la caridad para potenciar recursos propios, hay autenticidad. Se respiraba cultura, inteligencia, ingenio, diversión y muchas ganas de romper los clichés ‘políticoambientales’ que últimamente invaden nuestras calles.

Podría decir que la guinda la puso Serrat –que la puso-. Actuó junto a su compañero de viaje, el pianista Ricard Miralles. Su regalo: versiones acústicas de 'Aquellas pequeñas cosas' y 'Para la libertad'. Sin palabras... P
ero en realidad cada uno aportó la suya (y perdón si me dejo algo): el trabajo de Víctor Manuel y José Carlos Plaza; la genialidad de los textos de La Excepción; el estreno de un nuevo tema (precioso) de Luis Eduardo Aute; las palabras de “La Mari” (Chambao); la lectura de los actores; la fuerza de Juan Diego; el desahogo inteligente y necesario de Miguel Ríos; la generosidad de Joaquín Sabina, ¡Qué grande es!; el cierre de Iñaki Gabilondo; el rock de Pereza; Ismael Serrano; y por supuesto trabajadores de SOLIDARIDAD INTERNACIONAL. Gracias a todos por vuestro trabajo y por el regalo de Vista Alegre.

Intervinieron: Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Ana Belén, Pereza, Víctor Manuel, Miguel Ríos, Ismael Serrano, Bidinte, Luis Pastor, Luis Eduardo Aute, La Excepción, Faltriqueira. Iñaki Gabilondo, Imanol Arias, Pastora Vega, Juan Diego, Ariadna Gil, David Trueba, Pilar Bardem, Carmelo Gómez, Lola Herrera, Fran Perea.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.