Ir al contenido principal

Solidaridad, música e ingenio al natural

Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Iñaki Gabilondo, Pereza, Pilar Bardem, entre otros, pusieron cara el miércoles noche a un aniversario muy especial: el 20 cumpleaños de Solidaridad Internacional. La organización del evento a cargo de Víctor Manuel y José Carlos Plaza fue, sencillamente formidable. Carmelo Gómez, Ana Belén, Imanol Arias, Pastora Vega, Fran Perea, Lola Herrera se iban turnando sobre el escenario, entre actuación y actuación, para leer los estremecedores y solidarios textos del escritor uruguayo Eduardo Galeano. El actor Juan Diego, era el encargado de darles paso tras una introducción sobre la línea de trabajo y filosofía de la ONG. ¡Un lujo, pura poesía! La madrileña plaza de Vista Alegre pronto colgaba el cartel de no hay billetes.

Reconozco que no soy muy dado a acudir a este tipo de eventos. Padezco de cierta fobia a los sitios cerrados (por muy grandes que sean) cuando se juntan 9.000 personas en él. Hasta ayer sólo Paul Weller había conseguido quitarme la tontería. Ahora lo ha conseguido Solidaridad Internacional. Como socio, testigo de su trabajo y porque lazos fuertes me unen a la Organización, conseguí motivarme. Claro, el cartel también ayudaba. Y mucho.

En este tipo de acontecimientos uno se teme lo peor. Pueden pasar dos cosas: Una, encontrarse con un tueste, un evento tópico, forzado, con hedor político en el ambiente, y después un grupo de caras conocidas que hablan de lo bueno que es ser solidario. Y dos, que se monte un espectáculo de verdad, en el que se cree, por el que se apuesta y en el que uno se deja la piel. Y en esta segunda opción se basó la semana cultural de solidaridad internacional y el concierto que la cerraba. El motivo es claro, cuando hay un fondo de verdad, una forma eficaz de desarrollar proyectos de cooperación que huyen de la caridad para potenciar recursos propios, hay autenticidad. Se respiraba cultura, inteligencia, ingenio, diversión y muchas ganas de romper los clichés ‘políticoambientales’ que últimamente invaden nuestras calles.

Podría decir que la guinda la puso Serrat –que la puso-. Actuó junto a su compañero de viaje, el pianista Ricard Miralles. Su regalo: versiones acústicas de 'Aquellas pequeñas cosas' y 'Para la libertad'. Sin palabras... P
ero en realidad cada uno aportó la suya (y perdón si me dejo algo): el trabajo de Víctor Manuel y José Carlos Plaza; la genialidad de los textos de La Excepción; el estreno de un nuevo tema (precioso) de Luis Eduardo Aute; las palabras de “La Mari” (Chambao); la lectura de los actores; la fuerza de Juan Diego; el desahogo inteligente y necesario de Miguel Ríos; la generosidad de Joaquín Sabina, ¡Qué grande es!; el cierre de Iñaki Gabilondo; el rock de Pereza; Ismael Serrano; y por supuesto trabajadores de SOLIDARIDAD INTERNACIONAL. Gracias a todos por vuestro trabajo y por el regalo de Vista Alegre.

Intervinieron: Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Ana Belén, Pereza, Víctor Manuel, Miguel Ríos, Ismael Serrano, Bidinte, Luis Pastor, Luis Eduardo Aute, La Excepción, Faltriqueira. Iñaki Gabilondo, Imanol Arias, Pastora Vega, Juan Diego, Ariadna Gil, David Trueba, Pilar Bardem, Carmelo Gómez, Lola Herrera, Fran Perea.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e