Ir al contenido principal

Ocurrió al invertirse

Tres digestiones cortadas, una bocanada de aire seco y dos caricias como bofetadas después, Gutiérrez El Poli, salió por la puerta grande para caer en saco roto. Siempre quiso invertirse, pero no contó con la posibilidad de colarse por su propio agujero. Así ocurrió. Y ahora está postrado en un suelo frío, solo y desamparado. Sin nada. Con el recuerdo de la mala digestión y las caricias tórridas del aire más áspero, capaz de susurrarle que no vale nada.

Gutiérrez El Poli es de los que nunca resbalan sin antes asegurarse de que pueden hacerlo. Nunca perdió ni un segundo, ni un duro, en desaprovechar los recursos que tenía a su alrededor. Fueran del tipo que fueran. Todo eran recursos, incluso él. Se miraba en los charcos y se encontraba atractivo. Entonces entendía que encarnaba un valor en sí mismo. El problema es que lo llevó demasiado lejos. Perdió la perspectiva y dejó de ver la línea que separa al saco de la vida; la piel de las vísceras; la masa gris de las ideas...   

El eco le contradice. Habla en alto para distraerse. Sabe que nadie va a venir a rescatarle, porque nunca ha invertido (ni intervenido) en esa posibilidad. No le asusta la muerte, pero sí su lentitud. Lo tiene calculado, ésta llegará en un par de días. No quiere provocarla, porque el suicidio no figura en sus planes. Y no llora porque siente tanta lástima de sí mismo que no se lo permite. Lo intenta, pero no puede, no quiere. De los esquemas claros empieza a pasar a las contradicciones. Sufre calambres combinados con convicciones y arrepentimientos.

Antes de morir quiso liberar sus ocurrencias ahorradas durante años. Esas que no llevaban a nada ni valían un duro, pero que durante ratos le valían para romper sus estructuras. Algunas tronchantes, otras geniales y otras tantas, incluso, perversas. Pero todas en las antípodas de sus intereses. La muerte llegó y no pasó de largo, se detuvo y le miró a la cara para invertirse hasta ponerse a su nivel; lo suficiente como para rebañar cada concepto de Gutiérrez El Poli y que no quedase nada en el gran plato.   

Comentarios

Mercè Estruç Faig Clic ha dicho que…
"Invertirse", tomó una decisión que no tenia vuelta atras, se dejó ir... se fue
Un abrazo
Unknown ha dicho que…
La Muerte invierte en sí misma.
Y le va de puta madre.

Abrazo, Estimado.
dsesena ha dicho que…
Poderosa invertida es la muerte...
Abrazo, apreciado!
grp ha dicho que…
Espero que tú no estés ahorrando ocurrencias (algunas tronchantes, otras geniales o incluso perversas), porque si lo haces ya se sabe que los berberechos no me dicen ni mú y las cebollas no lloran. Y así no se puede.
dsesena ha dicho que…
Grp, tienes la respuesta en la nueva entrada. Gracias!!

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.