Ir al contenido principal

Una idea a dos voces

Todo ocurrió tan rápido que se paró el tiempo de un colapso rebuscado. Aunque el mundo seguía a su bola, a lo suyo, a su ritmo tirano sin concesiones ni contratas. Dos voces que andaban buscando una idea en la que integrarse -y dar sentido desde la misma a sendas afonías- se chocaron en un espacio de nadie. Al principio pactaron un silencio respetuoso, pero duró poco. Entre puntos, comas, pausas suspensivas, silencios encubiertos e inseguridades permanentes comenzaron a ecualizarse al mismo tiempo; mutuamente y con nocturnidad y valentía. Tonos más altos, susurros más altos aún, datos que no se reconocen en el espejo y un montón de matices componían las voces. 

Mientras sucedía todo a la velocidad del rayo, el sosiego -paradójicamente- se hacía un hueco en esta incipiente historia. Un astronauta y una escritora espacial digitalizaban parte de sus contenidos para llegar a esa idea acogedora, porque desde el principio intuyeron que sólo juntos podían encajar en ella. Años luz entre ellos, seres casi incompatibles, pero profundamente unidos y atraidos por la resonancia de la voz ajena. La idea iba tomando forma, incluso más que la cosa. La ecualización, genialmente imperfecta, mantenía los niveles en un perfecto desequilibrio; justo el que necesitaban sus ecos que tanto retumbaban en aquel espacio de nadie.

Cambiaron de plano y sin verse se miraron. Al sonido, por tanto, se unía algo similar a una imagen: la intención de reconcerse y apretarse las manos. De un pacto pasaron a un romance y de aquí a un orgasmo cósmico. Y todo en una frecuencia que ni se ve ni se detecta ni mucho menos se toca; pero tan tangible como una huella dactilar que señala un punto en cualquier mapa, en ese plano ocupado por el astronauta y la escritora. Después llegó un pensamiento, una reflexión con pereza y hambre, un despropósito errante, un golpe de suerte y una palmada errática. Ya lo tenían todo para conquistar la idea...

...Entonces aterrizó la duda. Sabían que entrar en la idea era el objetivo, sí. Pero también el fin. El punto y final a una historia sin pies ni cabeza pero con el cuerpo del mejor tinto. Tenían que tomar una decisión, porque los elementos (de mierda) golpeaban y presionaban al tiempo tanto que nublaba el espacio. Así que decidieron romper estructuras y lanzarse al espacio, pero al otro, al que carece de gravedad y vende caro su alquiler. Y todo porque en medio encontraron matices en sus voces que podían hacer pensar que la idea era otra. Asumido lo cual, ahora mismo, puedo ver (desde mi ventana) sus ecos flotando entre textos, verbos, adjetivos y sentidos poco comunes y sí muy figurados. 

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Así es la vida, solo puede ser vivida así:
aceptando lo que el espacio inmenso exterior que nos rodea y provoca va poniendo al alcance de nuestras manos, ojos y sensibilidad.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e