Ir al contenido principal

Transición


---Retornar: (3. tr.) Hacer que algo retroceda o vuelva atrás---



Salía de fuera cuando entró hasta dentro. En el camino alquiló dos películas descatalogadas. Y antes había tirado a la basura las pisamierdas que aún le vinculaban a su otra vida; con ellas había deshecho mil caminos, un recorrido y pateado una calle con rumbo. Pero ahora camina por una cuerda que se ha estrechado justo en el momento en el que su argumento ha ganado peso. Así es la vida, dice el asidero de turno. Mira hacia un lado, hacia otro, hacia arriba, abajo... Reconoce el espacio, se identifica consigo mismo y sigue discurriendo por la cuerda floja.


http://www.narayoshitomo.com/
Apenas se ve nada ya. Todo está tan oscuro que no reconoce ni sus pies, pero prefiere oscurecer y fundirse con la oscuridad que morir por no intentarlo. Incluso, por qué no, darse una vuelta por la tenebrosa oscuridad. Entonces se da cuenta de que los viejos monstruos que le inspiraban la creación de mil escudos para protegerse de ellos, ya solo asustan... No matan. Y el susto, es eso, un susto. El tercero pierde su efecto. Qué curioso fenómeno: tener miedo del miedo por encima de la fuente que lo provoca. Sigue paseando con sus inseparables auriculares que le suavizan un poco el estruendo del silencio real.

La cuerda sigue perdiendo grosor, apenas queda un hilo rojo imperceptible, pero sigue caminando por ella en medio de la oscuridad. A veces parece hundirse. Ha llegado a un punto en el que no sabe si ha adelantado, retrasado, girado o se ha elevado del terreno. Eso sí, sabe que tiene que dar entre 107 o 1.044 pasos para llegar a aquel pasillo que atravesó la tarde/noche cuando salió -sin retorno- hacia adentro. Más que un pasillo, es una transición, un corredor que une contextos. Y mientras, el hilo rojo empieza a sublimar; es su definitiva transición hacia el sólido mundo del vapor.

Camina ya sin pensar en el terreno; lo hace entre recuerdos y experiencias, entre reflexiones y cosas por pasar... Y sobre todo, empieza a hacerlo porque sí. Demasiado tiempo avanzando porque no. Charla con unos y con otros o calla para siempre. Tantas lágrimas han dejado la superficie perfecta para el cultivo de ideas no planteadas, e incluso no padecidas. No tiene una sonrisa idiota, pero no está mal. Puede con ello. Llora y disfruta llorando... Antes no podía. Seguramente porque los monstruos acojonaban demasiado... O porque el dolor escuece más en la mente que en la piel. 

Se llama Pacho Nara, he coincidido con él en mitad del camino; yo iba en mi mundo, pensando en un post concreto y al chocar con él, he caído sobre esta idea y he llegado a una entrada discontinua. Hemos hablado mucho de miedos y hemos jugado con ellos, sin red protectora. Ahora, teniendo en cuenta los pasos dados y las cifras descifradas me voy a tomar un respiro con calma. Así todo se saborea mejor. Y mañana no será otro día.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...