Ir al contenido principal

El verbo y el tren coloquial

Estación de Atocha, Madrid. Enero 2016
Esperaba subirse a un verbo que le llevara lejos. Lejos del último adjetivo que le arrastró hasta el reverso del suelo que pisaba. La mente en blanco y un mapa por recomponer, una geografía por reubicar. La frase de su amiga fue letal. Cada letra iba cargada con verdades que ni él mismo había valorado. Las comas, las pausas, los silencios y lo malditos puntos suspensivos quemaban. Así esperaba ese vehículo redentor. Inquieto, teneroso, tembloroso, entusiasta del desaliento, sabedor de sus miserias, conocedor accidental de las verdades que le dan cuerpo a la mente...

...Y en su maleta tan sólo llevaba un verso contagioso que no escribió. Un texto que recibió por azar de un sueño a través de un diálogo que no sabe cómo empezó pero sí adónde le llevaba. 

El murmullo del vagón susurraba desde el fondo del plano. Podía oler el reflejo de su escapada. Imaginaba una huída para empezar, no de cero, pero sí desde un quiebro de sí mismo. Enraizar en su propia vida a partir de un fallo de sistema, de una grieta en su interior. El tren, ese salvador verbal, enseñaba sus luces, sus opciones, su poder. Sonreía desde la melancolía. Soñaba con un futuro sin torturas ni asperezas. En esa vía estaba el trayecto que le devolvería a la mejor versión de sí mismo. Esa cara en la que la cruz representaría una parte más; compatible con sus contradicciones. Las palabras allanaban la llegada. 

El murmullo ya era un estruendo adulto que retrataba la certeza de que sólo podía seguir adelante. Nada de retrocesos. Antes de que frenara ante él el tren coloquial  recordó las veces que había retrocedido en su avance. La cantidad de ocasiones en las que había vivido algo similar. La espera de algo que le llevaría a otro lugar mejor; alguien o algo. Muchas veces, demasiadas pensó. El tren se hizo literal. Paró ante él. Abrió sus puertas de par en par. El verbo que tanto deseaba tocar, le hizo un hueco en su sentido. Se quedó en blanco de nuevo. El andén le sostenía. Demasiadas veces, repitió. ¡Demasiadas! Entonces sonó la última llamada y las puertas se cerraron. Cerró los ojos y se abrió en carnes. El tren pasó... Cuando llegó a su piso todo había cambiado, incluso un pretérito imperfecto (olvidado bajo la alfombra) que había mutado en futuro. Relajado, que no resignado, abrió su vino favorito y lo compartió con su mejor sonrisa.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Me ha aparecido esta entrada en mi sistema de correo. Ha entrado como un tren, levantando remolinos en mi atención distraída. Y mi pluscuamperfecto despiste se ha quedado boquiabierto ante el convoy de verbos y adjetivos con sus tiempos y matices. Y me he tomado un culín de whiskey con mi sonrisa.
Tapón
Homage to journalismefiction!
Unknown ha dicho que…

Great article, totally what I wanted to find. outlook email login

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo.  En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos