Ir al contenido principal

Resistencia balística

Mario salió a la terraza de aquella casa que no era suya. Hizo una pausa en la serie policíaca que no quiso ver. Miró a la calle y vio una secuencia real que no debió presenciar. Como ocurre en tantas pelis, un tío se baja de una furgoneta verde y le pega un tiro al conductor que tenía delante. Después mira hacia arriba y ambas miradas se cruzan. Cuando Mario quiso procesar lo que estaba pasando tenía una pistola apuntándole a la cabeza y al segundo una bala en el cerebro. El malo se fue y Mario se quedó tendido en la terraza donde empezó esta historia. 

La nueva Babilonia (Constant)
Tuvo suerte. Cuando el proyectil iniciaba su introspección destructiva se topó con una idea sólida que frenó su paso y le salvó la vida. Fue una idea que se había fraguado noches atrás, empapada en vino chileno e impulsada por la proyección de una ocurrencia temporal. Tenía tejido a prueba de balas, elaborada con altas dosis de empeño. Resistente y reticente. Cada noche, desde hace un año, Mario salía a su terraza a proponerse planes que nunca cumplía, pero que sí almacenaba. Planes de evolución, algunos imposibles, otros factibles, también costosos pero asequibles, había de todo. Era su cita con la calle. 

Cuando despertó pensó, y al apretar las sienes, la bala salió despedida. Bienvenida dijo. No podía evitar sonreír por doble motivo. Primero, por estar vivo y segundo, porque aquella idea ya tenía forma. Era consciente de que había tenido que venir un criminal llamado Beltrán para dar sentido a lo pensado. Un criminal que daba por muerto a Mario. Un criminal que disparó a varias personas aquella noche. Un criminal que terminó rindiéndose a la evidencia. Personaje al que disparaba, personaje al que desataba su nudo. El problema era que el personaje que financiaba sus crímenes no obtenía resultados y por tanto no pagaba. 

Reconocido su atasco, tras varias semanas, meses..., sin eliminar un sólo objetivo, decidió tejer una idea: dispararse para desatar el problema. No lo pensó dos veces. Buscó su mejor bala, la sacó brillo, la besó, se la frotó contra el codo (recordando su época de estudiante bebedor) y se la disparó. No hubo idea que frenara su trayecto. Cuando Beltrán abrió los ojos al rato, se debió a que una extremidad de su neurosis no reconocida tocó un nervio relajado. Estaba muerto. Eso sí, antes de terminar consigo mismo, escupió una palabra no vacía que aún no ha aparecido. Al parecer Mario sabe algo, pero aún... no lo sabe.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Qué alegría volver. Volver a leerte e intentar agarrar esas ideas sólidas pero a la vez tan escurridizas.

Sigo leyendo, que tengo tarea.
grp
copifate ha dicho que…
qué alegría GRP por aquí.!!!!
Copifate.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e