Ir al contenido principal

Agotado

Ella insiste en que está agotado y él, cansado, se da cuenta de que en efecto ya no queda nada de sí mismo en ninguna parte. Se ha agotado. Ella busca en los grandes almacenes, pero la demanda ha acabado con sus existencias. Él, concentrado en esencia, no sabe. Sólo ella puede saber. No es la muerte, ni un ninguneo pactado. No es. Él ya no es, aunque en esencia permanezca en alguna parte descatalogada o inexistente. No es.

Antes de llegar a este estado gaseoso en el que se encuentran, Romaria y Esulio se dedicaban a recopilar frases no hechas y puntos aparte. Compaginaban imponderables y sopesaban los pasos a no seguir con el fin de continuar. Así un día tras otro sin contar las horas. Y en mitad de la noche se apropiaban de los sueños en común para discutirlos en el desayuno. Ante la evidencia de la recesión en las horas de sueño un día tomaron una determinación impopular: desaprovechar parte del día para ganarle tiempo al espacio. 

Pero el espacio empezó a torcerse. Intentaron apuntalar. Invirtieron energía en el proceso. Él soltó más lastre adjetivo y ella aflojó el petate del sujeto; entonces él empezó a agotarse y así poco a poco hasta hoy. 

Romaria le busca. Él empieza a perder la consciencia. La esencia se pierde, como el calor, por las extremidades. Romaria cree haber tocado algo que podría ser Esulio. Esulio vuelve a la vida como el que se ahoga y resucita tras un boca a boca. Romaria se agota del esfuerzo. Empieza a agotarse... Pero él, que se había guardado una coma en mitad de una noche, traza una pausa de contención y ella toma aire y coloca el punto y aparte. De vuelta a la vida, logran compaginar nuevos imponderables y sopesaban los pasos a no seguir... Objetivo conseguido, continúan.

Comentarios

Candela Guevara ha dicho que…
Hay veces que te agotas tanto que te vuelves invisible, poco a poco te desdibujas y el espejo sólo te devuelve imágenes emborronadas de un pasado del que no te acabas de desprender y un futuro efímero.

Así de profunda estoy hoy!!!
América ha dicho que…
Madre mía. Tengo una historia tan parecida a mis espaldas... Lo que no sé es si él se ha guardado esa coma y ha trazado una pausa de contención. Creo que no...
Anónimo ha dicho que…
Esta historia me ha hecho acordarme de Kurt y su brecha, alguien que también perdió esencia por las extremidades aunque ganó protagonismo en un libro.

Será una medida impopular, pero a mi encanta eso de "desaprovechar parte del día para ganarle tiempo al espacio". Aunque éste acabe por torcerse

grp

P.D: Esulio, descansa!.. aunque sea continuando.
dsesena ha dicho que…
Candela,
Si ésta fuera la historia de "Rodrigo Tarmo" (La sombra que hizo la frase; es decir el post anterior), que en parte lo es, te diría que tu comentario es la esencia-refugio de Esulio y Romaria... Voy al espejo a rebuscar en la mochila.

América,
...Y si es así, sólo tienes que poner el punto; bien aparte o sobra la misma "í".

grp,
Ya sabes, las medidas impopulares son fuente de inventarios inagotables de cuentos que nunca se cuentan. Conozco a alguien que suele aplicarse a sí misma buenos surtidos de ese tipo de medidas.
Juana ha dicho que…
Estaba empezando a tener miedo .... menos mal que el final no es feliz, pero no es final ....
Connors ha dicho que…
Lo importante en las relaciones es el día a día, pero qué urgente es el noche a noche donde Placer y Cansancio se pisan a muerte hasta que morimos un día más para continuar viviendo.
Bravo, cabrón!
dsesena ha dicho que…
Gracias, Connors
Día a día, Placer y Cansandio. ¡Qué grandes ingredientes que a veces, a regañadientes, parecen chocar!

Comienza una nueva historia...

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…