Ir al contenido principal

Agotado

Ella insiste en que está agotado y él, cansado, se da cuenta de que en efecto ya no queda nada de sí mismo en ninguna parte. Se ha agotado. Ella busca en los grandes almacenes, pero la demanda ha acabado con sus existencias. Él, concentrado en esencia, no sabe. Sólo ella puede saber. No es la muerte, ni un ninguneo pactado. No es. Él ya no es, aunque en esencia permanezca en alguna parte descatalogada o inexistente. No es.

Antes de llegar a este estado gaseoso en el que se encuentran, Romaria y Esulio se dedicaban a recopilar frases no hechas y puntos aparte. Compaginaban imponderables y sopesaban los pasos a no seguir con el fin de continuar. Así un día tras otro sin contar las horas. Y en mitad de la noche se apropiaban de los sueños en común para discutirlos en el desayuno. Ante la evidencia de la recesión en las horas de sueño un día tomaron una determinación impopular: desaprovechar parte del día para ganarle tiempo al espacio. 

Pero el espacio empezó a torcerse. Intentaron apuntalar. Invirtieron energía en el proceso. Él soltó más lastre adjetivo y ella aflojó el petate del sujeto; entonces él empezó a agotarse y así poco a poco hasta hoy. 

Romaria le busca. Él empieza a perder la consciencia. La esencia se pierde, como el calor, por las extremidades. Romaria cree haber tocado algo que podría ser Esulio. Esulio vuelve a la vida como el que se ahoga y resucita tras un boca a boca. Romaria se agota del esfuerzo. Empieza a agotarse... Pero él, que se había guardado una coma en mitad de una noche, traza una pausa de contención y ella toma aire y coloca el punto y aparte. De vuelta a la vida, logran compaginar nuevos imponderables y sopesaban los pasos a no seguir... Objetivo conseguido, continúan.

Comentarios

Candela Guevara ha dicho que…
Hay veces que te agotas tanto que te vuelves invisible, poco a poco te desdibujas y el espejo sólo te devuelve imágenes emborronadas de un pasado del que no te acabas de desprender y un futuro efímero.

Así de profunda estoy hoy!!!
América ha dicho que…
Madre mía. Tengo una historia tan parecida a mis espaldas... Lo que no sé es si él se ha guardado esa coma y ha trazado una pausa de contención. Creo que no...
Anónimo ha dicho que…
Esta historia me ha hecho acordarme de Kurt y su brecha, alguien que también perdió esencia por las extremidades aunque ganó protagonismo en un libro.

Será una medida impopular, pero a mi encanta eso de "desaprovechar parte del día para ganarle tiempo al espacio". Aunque éste acabe por torcerse

grp

P.D: Esulio, descansa!.. aunque sea continuando.
Dani Seseña ha dicho que…
Candela,
Si ésta fuera la historia de "Rodrigo Tarmo" (La sombra que hizo la frase; es decir el post anterior), que en parte lo es, te diría que tu comentario es la esencia-refugio de Esulio y Romaria... Voy al espejo a rebuscar en la mochila.

América,
...Y si es así, sólo tienes que poner el punto; bien aparte o sobra la misma "í".

grp,
Ya sabes, las medidas impopulares son fuente de inventarios inagotables de cuentos que nunca se cuentan. Conozco a alguien que suele aplicarse a sí misma buenos surtidos de ese tipo de medidas.
Juana ha dicho que…
Estaba empezando a tener miedo .... menos mal que el final no es feliz, pero no es final ....
Connors ha dicho que…
Lo importante en las relaciones es el día a día, pero qué urgente es el noche a noche donde Placer y Cansancio se pisan a muerte hasta que morimos un día más para continuar viviendo.
Bravo, cabrón!
Dani Seseña ha dicho que…
Gracias, Connors
Día a día, Placer y Cansandio. ¡Qué grandes ingredientes que a veces, a regañadientes, parecen chocar!

Comienza una nueva historia...

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e