Ir al contenido principal

ETIQUETAS Y PALABRAS, TÚ MISMO

Después de hablar en el post de ayer sobre Justo Ahora y Fermín Doblosky, se me acerca una señora con cara de pocos amigos y me recrimina: ¡Mire usted, la vida es más que palabras, dudas y silencios! -Pausa para respirar con saña- ¡Conozco a Doblosky, sé quién es, de sobra, ese Ahora, a mí no me engañan! -Pausa para arrancarse una etiqueta de su nueva blusa burdeos con estampados florales- ¡Deberíamos dejar de pensar tanto, es malo y duele!

Se marcha como ha venido y me doy cuenta de que le cuelga otra etiqueta de la falda. Se la arranca a los segundos de descubrirla y la tira al suelo. La recojo... no figura el precio sino un adjetivo: "Peligrosa". Empiezo a palparme en busca de algún cartoncillo que no encuentro. Me acerco a la tienda en la que supongo que ha sido etiquetada y pregunto al encargado del cometido. En efecto, me dice, de aquí nadie sale sin ser etiquetado adecuadamente, aunque no compre. Es una extraña tienda de moda y ultramarinos. Al salir, compruebo mi etiqueta: Íncola... Aún le estoy dando vueltas, buscando el doble sentido, pero Justo Ahora me dice que no merece la pena.

Salud!

*Imagen sacada de: Ofsoundandvision.com

Comentarios

La Zapateta ha dicho que…
Es lo mejor que te podían decir, es modesto, equilibrado y pura potencia. A mi me colgaba (de pequeñito) del pañal la etiqueta con la inscripción "Sursum corda", y no te puedes imaginar lo que me está costando quitármela.
copifate ha dicho que…
Íncola tiene la misma estructura que íncubo y súcubo. Lo que cambia es la convexidad o la concavidad. Según donde te pongas. En mi diccionario personal Íncola "se dice del demonio que según la opinión vulgar, tiene comercio carnal con un hombre bajo la apariencia de mujer."
copifate ha dicho que…
En cuanto a "sursuncorda" se dice de un personaje indeterminado a quien se atribuye mucha importancia.
Deprisa ha dicho que…
El de peligrosa le venía como anillo al dedo y ¿el de Íncola tuyo? habitante de tu blog quizás jejeje y de estos pensamientos que arrancan inquietudes y desesperación a la pobre mujer.

Un saludo.
Juana ha dicho que…
La verdad es que siento un "miedovisceral" por las "etiquetas" las corto antes de ponerme nada ....... pero no se porque .......
Anónimo ha dicho que…
El doble sentido no lo sé, pero lo que es evidente es que las etiquetas tienen dos caras. En la mía pone "made in valencia", y en el reverso algo que no consigo leer por la postura. Justo Ahora me diría que no me doble tanto no vaya a conseguir descubrirlo. Le haré caso.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e