Ir al contenido principal

A DOS METROS DE MONJA

Decía que no había sido un sueño, afirmaba que era tan real como la novicia misma... Sí, como suena. A Sebas Arroyoconducto se le apareció anoche, en mitad de la Gran Vía madrileña, una monja de dos metros. Quería salir con él y así se lo rogaba. Él, que casi no llega al metro sesenta, y ella -con dolor de cuello- sin poder humillar lo suficiente. Vaya escena. Pero mientras me lo cuenta esta mañana, trato de no morirme de risa. Estas cosas sólo me pasan a mí, se lamenta Sebas.

No, Sebas, no eres tan especial. Eso lo dice Ramiro Giratorio que se mete en nuestra conversación 'de paso' y añade: A mí, hace tres días se me acercó el doble de Franco y me invitó a cenar en un gallego que hay cerca de mi casa. Tenía intenciones de llevarme al huerto, pero le di una hostia -me pudo el prefjuicio franquista- y se le pasó el deseo, después desapareció del mapa saltando a la pata coja y cantando aquello de "Al cochecito leré...".

Ante la magia que surgió entre Sebas y Ramiro, pasé a un segundo plano. Tanto que me fugué a la francesa y ni se inmutaron. Al llegar al kiosko de Paquito, quien por cierto está aún de vacaciones en algún lugar entre Totonto y Despeñaperros, me encontré con "doblete Franco" y la monja de dos metros que se llama Soledad. Me dieron su versión de sendos hechos mientras nos tomábamos un café (mi segundo de la mañana), pero ésta es otra historia. Al final me dice Soledad: Di "monja" repetidamente. ¡Qué viejo, pensé, y con el jamón ambos desaparecieron! ¡Qué cosas!

Salud!

Comentarios

copifate ha dicho que…
No digo nada. Pero quiero "fichar".
Me voy a dormir. Espero que no se me aparezcan ni la monja kilométrica, ni el enano sanguinario.Pienso repetir jamón hasta cansarme.
(la palabra para enviar este comen hoy es "torcitin" !!!!!!
Anónimo ha dicho que…
A muchos nos pasa, somos como esas otras historias contenidas en una, que no se llegan a contar, y cuando la mente sale de su anominato con el recuerdo bajo el brazo suele ser tarde para contar otra historia, y hay que irse ya a dormir.
Genial historia esta y supongo que la otra tambien!.


(la palabra a verificar que me ha salido a mi es "rupea"!!!).

ANONIMA MENTE
La Zapateta ha dicho que…
Te propongo que a partir de ahora, cada vez que te encuentres con alguien le mires primero el culo.... Como lo perros (aunque no hace falta que se lo huelas). Se trata de observar si llevan etiqueta definitoria de serie. Como ves, me caló tu post del otro día, en el que hablablas de esto.
Mi palabra a verificar es:
rehogie
Y mi etiqueta de detrás, lo mismo pero con acento (Rehogíe). Lo he buscado y significa Apoyo inseguro, ayuda falaz. Hostión.
Juana ha dicho que…
Oye ... pues a mi, como soy una "adicta" irreverente, me encantaría que me contasen historias esos dos "seresraritos" "salidosdenosedonde" .... ¡ya lo se! no tengo arreglo.
copifate ha dicho que…
Torcitín, Rehogíe y Rupea se fueron exclaustrar monjas llevados de un espíritu napoleónico. Se toparon con Soledad, diéronse la vuelta y no hubo nada.
Otra vez será.

(Ahora "consile")
Anónimo ha dicho que…
Estoy con Ramiro, esas cosas no sólo le pasan a él, a mi me ocurren constantemente, será que les miro a los ojos. Voy a seguir el consejo de la Zapateta y empezaré a mirarles el culo, y dependiendo de la etiqueta ya decido. isa

(vaya risa lo del doble de Franco rechazado cantando "Al cochecito", me ha costado un rato seguir leyendo)

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e