Ir al contenido principal

El cuaderno

La historia que viene a continuación ocurrió entre las 12 horas de ayer y las 13 de un mes antes...

Pol es un adulto que decide recuperar algo, y para hacerlo -llevado por la libre asociación de ideas y deseos- abre una caja metálica que guarda en un armario sin puertas y recupera uno de sus cientos de cuadernos Rubio. En él, sabe, escribió una historia más allá de los deberes de verano. Un cuento que imaginó, pero que cerró por miedo a imaginar sin tildes. Entonces tenía 12 años. Toda la vida esperando al momento de reabrir su ficción para conocer su matiz de realidad. 

En su cuaderno estaba Lea, que también había crecido. Lea era una analista de silencios y crítica de trucos y magias. Estaba ahí porque Pol la imaginó en un escenario sin acentos donde era muy feliz; un mundo cargado de estímulos sin tilde. Un contexto en el que Lea devoraba letras y exprimía sentidos en busca del énfasis que necesitaba imaginar, crear o diseñar. Una faceta que desarrolló a espaldas de Pol y que le valió para construir su propia necesidad. Y la necesidad -a su vez y paralelamente- le llevó a él a reencontrarse con la idea que imaginó el mundo de Lea.

En el tercer acto, entró un acento en juego, sin marchas forzadas, sino por la puerta principal. Ella, confundida, sintió curiosidad y quiso tildarse. Enfatizó en sí misma y se arriesgó a entrar en la turbulencia de los cambios de sentido. No fue inmediato. Poco a poco y junto a la tinta de Pol, fueron encontrando palabras para lo que sentían y pensaban. Para lo que no podían permitirse y se permitían. Hallaron expresiones más o menos significantes, más o menos significadas y sobre todo significativas. 

Pero había un asunto difícil que resolver. ¿Qué hacía ella con el paréntesis con el que convivía? Una pausa, fiel a sus principios, cómplice de sí misma y dispuesta a convertise en continuista si era necesario con tal de no separarse de Lea. La duda se instaló en el cuerpo de texto. Pol, autor de la historia, veía cómo se le escapaba del teclado y quedaba en manos de un acento sincero y Lea, un pesonaje entre dos mundos. Le miraban de reojo esperando un consejo, pero él sabía que no debía intervenir. La historia había trascendido... Así que dejó el cuaderno abierto y en lo alto del tejado. 

Al día siguiente subió y el cuaderno había volado. Sintió alivio y descargo de conciencia. Después, abrió otro Rubio, el único en blanco que le quedaba y se puso a escribir con todo tipo de acentuaciones, sin censura. Se tiró a la piscina de su imaginación y al salir, una tilde curiosa le esperaba. Fue un flechazo encuadernado que le llevó a entender el punto de la "i" y el silencio de una "h" que cala. Ahora todo está en el aire.

Comentarios

Entradas populares de este blog

DESASOSIEGO ASPIRADO

No estamos en el Distrito 9 ni ante Terminators ni nada que se le parezca... sí, son aspiradoras. Llevaba con la mía más de 8 años cuando, por un fallo irreparable, me he visto en la obligación de renovar maquinaria absorbente . Así que me he metido en la sección de electrodomésticos de una gran superficie y me he encontrado con esto. ¡Joder, que estas máquinas me están mirando con cara de mala hostia! El mundo de los gadgets ha llegado, para quedarse, al territorio de los electrodomésticos. Impresionante experiencia. Para superar el choque me he ido corriendo al departamento de la tranquilidad , como de costumbre, la charcutería se convierte en mi salvavidas. De vuelta , finalmente me he llevado la más normal. No es ninguna de las que aparecen en imagen. He preferido dejarla reposar en el anonimato... Cuando la he enseñado su nuevo hogar, paradójicamente ha suspirado. Salud!

Twitter y lo que pasa...

Aún recuerdo cuando - allá por 2008 - salíamos a la calle, micro en mano, a preguntar a la gente: ¿Sabes qué es Twitter? Las caras eran un poema y las respuestas , una colección surrealista de posibilidades. Un sujetador, un bar... y sobre todo un "no sé" con risotada adjunta... Ahora, no hay informativo que se resista a su poder, ni país al intento de censura (en vano). Seguramente ésta ha sido una de las semanas más intensas en cuanto a información online al segundo se refiere. A saber, la Ley Sinde y sus movimientos, Álex de la Iglesia y sus acercamientos al 'pueblo de Internet' ; Túnez , Egipto , Jordania y ahora Yemen se remueven por dentro... Los ciudadanos, gracias a las redes sociales entre otras cosas, saben que viven bajo arresto, y no pueden más. Así que empezaremos el programa por nuestro Intérnate de la semana . Es decir, lo más movido de la Red y lo que viene; y en este particular destacamos un documental sobre el periodista 'mágnum' Enrique Me

NUEVOS AIRES, CAPITAL DEL PERIODISMO

Hasta ahora no he podido sentarme y escribir algo sobre lo vivido en el III Congreso Internacional de Periodismo en Red . Pero si queréis enteraros bien de lo que pasó en el Salón de Actos de la Facultad de CC. De la Información (el mismo lugar en el que palmaba el profesor de Ángela en TESIS , viendo una de Snuff ), no esperéis encontrarlo aquí, estaba yo demasiado pendiente de conseguir entrevistas para Cámara Abierta 2.0 . Vaya periodista, pensaréis… Pues sí, pero es que hacer una pieza de dos minutos sobre una jornada de 8 horas tiene lo suyo. Así que objetivo: entrevistar a los protagonistas . Y no a todos, ya me habría gustado. Conseguí hablar con el director del Congreso ( Jesús Miguel Flores ), Sebastián Muriel (Dir. Red.es), Jean-François Fogel (Le Monde y Boomerang), Gumersindo Lafuente (Dir. Soitu.es ), Óscar Espiritusanto (Periodismo Coudadano) y cómo no con la incombustible - omnipotente y genial Rosa J. Cano (Prisa). ¿ El resultado ? En los programas del lunes y m