Ir al contenido principal

Dale una vuelta

M, el vampiro de Düsseldorf (Fritz Lang, 1931)
Por Elías Noger

Me acaban de contratar en una empresa creativa. Sí, una de esas que están gobernadas por auténticos mediocres capaces de pasar por alquimistas, gracias a la habilidad de convertir una saco de tópicos en frases seductoras en 'modo twitter' e irrefutables cuando se pronuncian en conferencias, por ejemplo, sobre innovación. Pero el trabajo sucio, la pica y la piedra, las hostias y demás, caen sobre gente devoradorora de cabeza propia y Lexatín como yo. Porque para eso me han contratado y el eje o la premisa de mi fichaje se resume en una frase: Dale una vuelta al tema.

"¡Elías, dale una pensada a esto y luego nos reunimos!". Darle una pensada -otra versión de la puta frase- significa que coja la propuesta del cliente iluminado de turno y la transforme en una moto imposible de circular, pero que resulte  irrenunciable para el que paga. Me pagan una pasta, no me quejo, pero a cambio, además de mi alma -esta la regalé en la primera entrevista- he de pensar por los mediocres y renunciar a mi visibilidad como hacedor de belleza publicitaria. Y hacerlo sin descanso. No firmo ni apareco como creador de nada.  ¡Qué es eso! Tengo 51 años y mis jefes no llegan juntos ni a los 45; mastican chicle todo el tiempo y apestan a superficialidad, se les ve el plumero y éste no es de los que atrapan el polvo sino de los que vampirizan a los esclavos como yo a golpe de dar vueltas a las cosas. 

Yo nací girado y el médico me puso de vuelta y media. No sé si desde entonces, pero casi desde ese momento me convertí en un ser que no para de dar vueltas a las cosas. Hasta a las más insignificantes; no por intentar significarlas, sino porque soy un enfermo de las asociaciones... y claro, una cosa lleva a la otra y al final, la cosa más insignificante del mundo tiene un socio que se significa en mi cabeza, después llega la traca final, que es el momento en el que el sentido de eso que me lleva comiendo la cabeza desde un momento dado, se materializa. Ahí es cuando descanso. Dura poco, porque empalmo vueltas con vueltas. 

Y ellos, los dueños de mi empresa. Esos que hablan de ecosistemas de innovación, de feedbacks, de sinergias, de complementos, de creatividad (con la boca y el pecho llenos) o de yo qué sé cuántos tópicos más de esos que se llevan tanto ahora... Los cabrones saben detectar a los volteadores de ideas (por defecto de fábrica) como yo. Buscan nuestro punto débil y muerden. Y desde ese instante estamos perdidos. Su veneno se aferra a mi sangre y las asociaciones corren contundentes por mis venas. Eso sí, con la diferencia de que ya no le doy la vuelta a mis cosas (que me las han robado) sino a las que me traen estos especuladores del cliché. 

Miro por la ventana de mi despacho de pensar, pongo el oído y veo que en una sala del edificio de enfrente (que no pertenece a mi empresa ni a otra que se dedique a esto...) se celebra una reunión donde están creándome. Hablan de mí... ¡¡¡Pero yo ya existo!!! ¡¡¡Cómo puede ser!!! ¡¡¡Están diseñándome!!! Esa es mi cara, mi voz, mis ideas sueltas, aquel recuerdo, la patada de mi colega El Zarpas, mi sonrisa sobre el váter, mi vida... 

¡Hasta siempre, me doy la vuelta!


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
he llegado a este despacho de pensar, que comparte algo con ese rincón de pensar de antes en el que era imposible hacerlo porque las formas del gotelé te atrapaban sin remedio..Pero sin problema, yo me centro y le doy una vuelta al tema... eso sí, voluntaria y disfrutando, masticando mi ficción preferida y haciendo mis propias asociaciones que probablemente acaben pareciéndose en su surrealismo a las del gotelé.
Dani Seseña ha dicho que…
Ay, el gotelé! Cuántas historias me ha sugerido. Gracias anónim@, por recordarme todos esos momentos que dediqué a observalas, a desarrollarlas y a construirlas mientras perdía el tiempo. Un buen rincón éste, rodeado de comentarios gratificantes, y de formas en busca de fondos en los que descansar por fin... Siempre emparedadas.
Anónimo ha dicho que…
No si es tarde ya o aùn estamos a tiempo, pero no puedo dejar de dar una vuelta a esta entrada tan inquietante. El comentario anónimo que me precede es magnífico lo que cierra el círculo de este medio casi clandestino e íntimo, abierto, no obstante, a todos. La entrada de hoy es como la flecha que inauguró la Olimpiada de Barcelona. Prende...
Anónimo 2

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...