Ir al contenido principal

VIGILADOS

No ha pasado ni un minuto y ya está ahí, vigilando cada movimiento del motorista maldito. Todos tienen puestos los ojos en él; en el motorista. Pero nadie le vigila a él; al vigilante. Al motorista le atribuyen tantas maldades como años de cárcel en su oscuro pasado...

...A saber: una pintada (muy infantil) que no sale ni con lejía, de un pene con sus testículos y al final del miembro una frase que dice "De aquí no salgo ni en pintura"; ruedas de coche que aparecen más infladas de lo normal; libros sin tapas abandonados por las aceras; imbornales adornados con flores del Nepal; manchas con mensaje; palillos chinos con algodón sin sentido...

Al vigilante todos le respetan porque es simpático y persuasivo. Además, dicen, protege a los vecinos del malvado que huele a gasolina. En el bar suele contar chistes y meterse a la vez la mano en el bolsillo para forzar con su muñón (no tiene dedos) el ruído de monedas acumuladas; un tic seguramente heredado de su padre. Chasquea la lengua y relame su mondadientes de madera. Los demás ríen su guión.

El motorista no sabe parar. Se pasa todo el día yendo -nunca viniendo- con su Harley. Sólo para 'ante' los semáforos. Pero no hace nada más. Sencillamente, insisto, no para. No enseña su rostro. Ni sus cartas. Y a pesar de todo, se le culpa popularmente de todos los males del barrio... Y eso que no vigila.

No han pasado ni cinco minutos y el vigilante chasquea la lengua con el palillo entre los dientes, mientras no quita ojo al motorista. Esto no ha hecho más que empezar.

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
mmm el gran hermano le vigila. ¿como seguirá?

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo.  En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos