Ir al contenido principal

Inquietos: Un rumor benigno con
metástasis de leyenda

El médico no sabía dónde meterse. Delante de él tenía a un paciente que aseguraba poseer dobles intenciones, una novedad escamada y la verdad (incierta) en los cojones. El shock para el doctor Quieto, sin embargo, vino 10 años después cuando descubrió que ese paciente era él mismo. Todo empezó durante una sesión de hipnosis. Miguel Quieto, médico de cabecera, debía extirparse una leyenda sin metástasis, pero anclada bajo el pómulo derecho.

La leyenda hablaba de un rumor benigno, fuente de sensaciones dispares en algunos médicos. Se manifestaba con un pinchazo sutil que pasaba a convertirse en sonrisa idiota. Cuenta la leyenda que los pacientes terminaban volviéndose locos si miraban a los ojos del médico durante el pinchazo y la sonrisa posterior. Una ruina para todos. Román Inquieto, compañero y amigo personal del doctor Quieto lo detectó a tiempo y le propuso intervenir desde el subconsciente.

¡Hipnosis, Román! ¡Estás loco! Miguel se sentía hundido. Todo cuadraba y lo sabía, pero tenía pánico a que alguien hurgara en su interior. Sin embargo no había tiempo. Si no intervenía, el rumor benigno crecería, se convertiría en hecho cierto y además pasaría a llamarse maligno. El doctor Inquieto preparó todo una vez su colega y amigo Quieto, asumió la realidad del asunto. Un cuarto en penumbra, silencio sepulcral, un sillón de piel clara y un túnel oscuro que atravesar hasta llegar al núcleo... Todo listo.

En el trayecto, Quieto no paró de moverse, de inquietarse... Lloraba, hablaba -con culpa- con familiares y amigos del pasado. Cuando oía tonos que le recordaban el La mayor, la nota preferida de su padre (Sancho el pianista), se convertía en menor y caía en la infancia. Y al fin, Román logró estabilizarle y utilizar su mente para llegar a la leyenda bajo el pómulo derecho. Allí estaba, todo un rumor benigno con mala cara y peor gesto. Empezó a cortar de raíz con preguntas y respuestas desde lo más profundo de la mente.

Todo iba bien. La entrevista seguía su curso. Pero en un momento dado algo falló. A una pregunta contestaron dos voces. Una la controlaba, aseguraba Inquieto, la de Miguel. Pero la resultaba tan desconocida como grave. El pulso de Miguel empezó a alterarse. Apenas quedaba un ápice de leyenda... Sin embargo la agitación impedía responder con normalidad. Con todo en contra Román tomó una decisión: poner en boca y mente de Miguel palabras que no diría, pero que seguro pensaba. No había tiempo, había que actuar, cerrar y salir, y así lo hizo.

¿Cómo te sientes? Raro. ¿Lo tienes? Lo tengo. ¿Cómo me has visto? Bien, con mucho que decir. Cuéntame. Cada cosa a su tiempo, ahora tienes que descansar, ha sido un camino muy intenso. ¿Cuánto ha durado la sesión? Tres horas. ¿¿Qué?? Como lo oyes...

Román dudó si decirle lo que había pasado al final, pero pronto volvió a decidir. No se lo contaría. Diez años después, las consecuencias salieron al mundo exterior. De nuevo el mismo paciente con idéntico cuadro: dobles intenciones, una novedad escamada y la verdad (incierta) en los cojones. Cómo podía estar frente a mí mismo y tener un tono más alto, que roza en algún momento el La mayor, se preguntaba angustiado. Pero como el paciente no se veía reflejado en el doctor Quieto, el shock quedaba sólo de un lado. ¿Qué le pasa, doctor?

Su colega Inquieto había muerto 2 años atrás en circunstancias extrañas. Así que el doctor Quieto fue ingresado de urgencia (por colapso) gracias a la rapidez del paciente aquejado de dobles intenciones, una novedad escamada y la verdad (incierta) en los cojones. Miguel nunca volvería a la consciencia. Lo único que quedaba de él era su presunto yo desdoblado del paciente con la novedad escamada... La leyenda ahora, estaba en sus manos. ¿A quién iría ahora a contarle el rumor?

Comentarios

Juana ha dicho que…
Si la verdad es escamada, y la leyenda está en las manos .... necesitamos leedores de escamas, escuchadores de manos .... los rumores los sentiremos en cuanto consigamos desdoblarnos.
grp ha dicho que…
Menudo despliegue de intenciones, locura, transferencias, imaginación, quietud e inquietud. Hipnotizada me hallo.

Ahora, no sé qué prefiero, si una intervención de urgencia que evite que mi posible rumor se convierta en hecho cierto, o esperar hasta escuchar el rumor ajeno y respirar alivio porque no está en mí. Inquieta me despido.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa