Ir al contenido principal

Perfiles a contraluz

Un señor, que rondará los 80, camina hacia mí. A contraluz. Se le transparenta el abono transportes. Apenas queda trama en su camisa, tipo guayabera, para tapar viejas intenciones de movilidad. Camina con cierta tendencia a la derecha; seguramente amparada en una puñetera escoliosis. Mastica un palulú (palo de regaliz) y parece ilusionado. No hay bastón de apoyo y sí un paso firme sobre chanclas deportivas (que algún nieto le ha debido de regalar recientemente).

Quiero seguir dibujándole, pero nos vamos a cruzar dentro de cinco metros... Cuatro, tres, dos, uno. Se acabó. Ahora me da la espalda. No puedo girarme. Las reglas lo impiden. ¿Qué reglas? Las que nunca se escribieron respecto a los dibujos sin tinta entre personas que se cruzan. Está sumamente prohibido. Pero me engañaría si pienso que el señor de 80 años con guayabera sin trama, con palulú, escoliosis de derechas y chanclas deportivas, ha quedado a mi espalda. Al contrario. Sigo dibujando...

...Lo mimso que hace un chico de unos 15 años que viene 'por ahí'. El cabrón me está dibujando. Lo noto. Se le ve a la legua. ¡Qué estará diciendo! ¿Cómo me verá? ¿Y si resulta que por un extraño fenómeno espacio-temporal, provocado por esta mierda de calor, resulta que ese chaval soy yo hace casi 25 años? ¿Y si el octogenario anterior era yo también? O puede que ese chico sea mi nieto que va a buscar unas chanclas para mí.

Papá. Dime hijo. Nuestro turno.

Afortunadamente mi hijo está atento. No estamos como para esperar 15 turnos en la charcutería. No estaba soñando. No estaba en blanco. Estaba tranquilo, imaginando, y mientras 'el enano', me cubría la vanguardia mientras yo jugaba a los perfiles en la retaguardia. Esta noche le contaré un cuento nuevo. Y en ese cuento él tendrá 15 años y muchos metros -¡qué digo metros, kilómetros!- para dibujar su propio perfil a contraluz.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Puesto que lo que acabamos siendo es el recuerdo que de nosotros tengan los demás, por la calle vamos todos rodeados de recuerdos sosteniendo con ellos entre todos a los que somos, a los que fuimos y seguramente ya circulan los que serán.
Copifate
grp ha dicho que…
Tras la maravillosa imagen del hombre al que se le transparenta el abono transportes mientras mastica un palulú, me encuentro la frase "O puede que ese chico sea mi nieto que va a buscar unas chanclas para mí". Y como que ya todo encaja. Muy bueno.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e