Ir al contenido principal

EL ROBO DE LA AMIGA DE ROMINA

Comentaba Romina, la vecina del 3º, que a la vecina de su amiga (también vecina) del edificio de al lado sufrió un robo con ella dentro de casa. Al parecer ocurrió como a las 3 de la mañana. Ella estaba en el séptimo sueño y no se enteró de nada. Menos mal, suspiraba Romina. Si la llegan a pillar despierta igual le dan una paliza o algo peor.

No saben por dónde entró el caco/a. Pero entró hasta la cocina; literalmente porque se cepilló todo el choped que almacenaba en la nevera “no frost”. Descartaron las ventanas, así que no queda más posibilidad que la puerta principal… aunque no presentaba ningún signo de haber sido forzada. Hay otras opciones para los adictos a los fenómenos paranormales y demás abducciones. También podría ocurrir que la víctima no sepa que es sonámbula y lleve una doble vida nocturna… O que haya sido hipnotizada a lo “Escorpión de Sade”.

El verano es como la flauta mágica para las ratas. Con crisis o sin ella, los cacos/as no descansan en épocas estivales. Y ante casos como el de la amiga de Romina… uno se queda perplejo. No sabe a qué atenerse. No es una tía ostentosa, ni tiene una economía boyante, por supuesto no guarda joyas de incalculable valor. Y si así fuera, más miedo daría aún la cosa; porque que no lo sepan los vecinos, Paquito “el kioskero” y amigos y sí un caco/a, demuestra el complejo estudio que éstos/as llevan a cabo sobre sus víctimas/primos.

Por si las moscas, yo recomiendo una alarma sonora que ante la detección de movimientos extraños salte con fuerza, pero que en vez del típico sonido, suene un pedo estruendoso; o el clásico ruido de precede a una vomitona… Seguro que eso espanta hasta el caco/a más sabiondo del gremio.

Comentarios

Jesús Muñoz ha dicho que…
La amiga de la vecina de tu amiga Romina es posible que sea algo ligera de cascos por lo que es posible que haya ido dando copia de su llave a algunos maromos a lo largo de meses o a�os. Uno de ellos pareci� no interesarse excesivamente por las curvas de la chica pero s� por el chopped que ella siempre ten�a en el frigor�fico, obsequio de su tieta que vive en Esplugas de Llobregat y que lo hacen en una f�brica a la salida de la poblaci�n en direcci�n a Sant Joan Despi. Los env�os siempre llegaban con una notita que dec�a: �Ah� tienes, cari�o, el chopped que tanto te gusta, que yo s� que all� no ten�is de esto�. Pero la amiga de la vecina de tu amiga ya no se acuerda de este maromo, estoy seguro; pero si hiciera un poco de memoria recordar�a a aquel tipo gordito y grasiento que hac�a frecuentes visitas a la cocina mientras ella se cansaba de insinu�rsele en el sof�. Lo malo es que �l siempre negar� haber entrado en la casa.
Jesús Muñoz ha dicho que…
Algo pasa con las eñes y los acentos.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e