Ir al contenido principal

¡ESE ATLETI EN TIEMPOS DE CRISIS!

No sé si éste será el año del “Sí”*, no sé si pasaremos de la liguilla de la Champions, pero con noches como la pasada uno de nuevo se responde a sí mismo a la pregunta ¿Por qué soy del Atleti? Anoche no podíamos palmar, no... Se trataba de ilusionarnos con los 4 pepinazos con los que nos deleitaron el Kun, Forlán (¡Uruguayo!), Luís García y Maxi Rodríguez. El sufrimiento y el disgusto vendrán más tarde. O no.
La respuesta a la pregunta no es: porque el Atleti ganó 4-0; sino por el derroche de diversión, coraje y pasión que se respiraba en el campo y fuera de él. No sólo por parte de los jugadores también por todos los locos que se sientan en las gradas. Yo no estuve, pero como en viejos tiempos, lo escuché por la radio. Mi descodificador pasó a mejor vida. Las ventanas abiertas, bien abiertas, el calor era insoportable y por ahí se colaban los gritos de varios vecinos exaltados. El contagio se expandía poco a poco con una ‘viralidad’ propia de la locura rojiblanca.


De hecho los gritos de los atléticos suenan en otro tono que los de un vikingo (madridista) o un culé (barcelonista; lo de polaco parece que ha quedado pelín antiguo). Mientras merengues y blaugranas sacan pecho y fruncen ceños en mitad de sus alaridos, el del atleti grita con auténtica vehemencia... sabe que es un lujo degustar ese momento y lo saborea. Los otros tragan sin masticar.

En fin, queridos amigos... tras este desahogo futbolero, os deseo lo mejor para este nuevo año que empieza ya, para esta nueva temporada, para pasar esta crisis con el menor de los dolores posibles. Por eso recomiendo releer Mi familia y otros animales (Gerald Durrell) ante declaraciones inteligentes tipo “Dejé como herencia el país más rico de la historia de España” y no perderse ni un partido del Atleti.

¡Salud!

* En la esquina del fondo sur del Vicente Calderón una pancarta, que un día fue blanca y hoy ya tiene ese tono amarillo que deja el paso de los años, reza perenne "Este año sí".

PD.: No os perdáis la crónica de SENTIMIENTO ATLÉTICO.

Comentarios

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO ha dicho que…
Gracias por citar mi blog. Fue un día grande. Hace mucho años que el Atlético no daba la talla. Agüero ha metido al ATlético en la élite europea. Yo lo viví en el campo y fue memorable. Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
Qué bonitoooo!!! Paso a leer "sentimiento atlético"
Eva
Anónimo ha dicho que…
Enhorabuena,de un Valenciano.
Dani Seseña ha dicho que…
Me alegro del contagio rojiblanco. Capitán: hay que acabar a golpe de "tirachinas" con ciertos dinosaurios mitológicos del fútbol... a ritmo de ska si es posible. Fernando: un placer leer tu post. Eva: gracias por tu fidelidad metafutbolera!

Salud, amigos!
Anónimo ha dicho que…
Donde dije Valenciano,quise decir Valencianista

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e