Ir al contenido principal

HIJA QUE PINTA, PADRE MOJADO

Mi amigo Paquito (que no el “kioskero”) está emocionado. Ha descubierto una vena artística en su sobrina de casi 3 años. Estaban jugando con una pelota de tenis en la terraza de Pucho, su vecino. Se la pasaban de sobrina a tío, como Bebo y “El Cigala” con las notas y melodías entre lágrimas negras. Hasta ahí todo normal y entrañable.

De pronto, la pelota se mojó tras caer en sobre un limonero recién regado. La pequeña y sonriente sobrina la recogió y se puso a trazar una línea en suelo... Luego cruzó la línea con una curva, la adornó con unos ojos; cuando la raya inicial se secó, dibujó una especie de círculo, no cerrado sino con pequeñas aberturas. Volvió a mojar la pelota para seguir pintando con agua. Se tronchaba de risa mientras jugaba con la pelota a ser pintora.

Los mayores del lugar la miraban y contagiados por ella, se partían. La terraza mide unos 50 metros. Un mural prácticamente ilimitado para un ser que apenas llega al metro de altura. Me temo que Pucho y Lucía, los vecinos van a tener que ceder terreno a la creatividad, mientras dure. Ellos encantados. Paquito no tiene terraza, su hermano tampoco, pero están dispuestos a mojarse y potenciar esta interesante salida de la pequeña.

Me cuenta además que el otro día la descubrieron pintando sola, sin padres ni madres alrededor. Mientras dibujaba en un folio DIN A4 iba narrando a las figuras que surgían sobre el blanco todo lo que había hecho durante el día. Mi amigo no es objetivo, se le cae la baba con su sobrina, pero yo que sí lo soy (objetivo) y aseguro que cada día admiro más a los hijos que dejan de serlo para bajar del limonero, mojarse y convertirse en padres que pintan.

*La imagen es parte de la Obra de Roberto Juárez

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
zzzzzzzzzzzzzzzzzzz
Hache ha dicho que…
Has dibujado con palabras una escena preciosa. Entrañable.

Bajemos del limonero!
Anónimo ha dicho que…
Emocionado por lo leido, voy a los comentarios y me encuentro el anónimo ZZZZZZZZ del 29 de agosto de 2008-12.43 CET. Deduzco que se ha dormido.
Sigue así, la vida no es para truños que ni entienden, ni ven, ni disfrutan, ni padecen, ni nada. Felices sueños, mi niño. "zzzzzzzzzzzzz"

Y a ti Daniel Seseña gracias por tus cuentos. A este le llamaría: El -leon or-gulloso.
Dani Seseña ha dicho que…
Sobre el "zzzzzzzzzzzzz", agradezco la molestia de "Anónimo" que ha tenido de leer alguna línea de mi texto y comentar así su opinión. No es ironía, gracias.

Hache, gracias una vez más por leerme y encima comentar. Te aseguro que la historia real, no la que escribo (una versión) es más entrañable aún. Y la hija de mi amigo es una artista potencial. Créeme. Un saludo.

Anónimo2: No sé si no disfruta ni padece, pero me parece muy inteligente y no menos creativa tu respuesta. Te digo lo mismo, de verdad, gracias por comentar y leer lo que escribo.

¡Salud!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...