Ir al contenido principal

El gusano de Schudger y el cobaya

Por Augusto Segundo

Se llama David Schudger y una empresa (muy grande) le tenía atado por contrato desde 1999. Su misión era idear, diseñar, desarrollar y propagar los virus más dañinos -y retorcidos- por la Red. Pero su 'contrato de permanencia' ha caducado y no ha habido renovación. Desconozco los detalles. Lejos de ser un motivo de angustia, para David ha supuesto la liberación de su vida... y obra. No ha tardado ni dos días en montar su propio laboratorio.

Hace no mucho me comentó que estaba trabajando desde hacía tiempo en un ser superior a todo lo que conocíamos hasta hoy. Un mutante llamado Gusano capaz de traspasar los límites físicos y penetrar en la piel de las personas. Y desde ahí remover las entrañas a su gusto; acceder a los pensamientos, intenciones y frustraciones de quien quiera. De las pruebas, si las hizo con seres humanos, no me dijo nada. Tampoco fue muy claro en relación con el fin ni con los efectos del 'bicho'.

Ahora estoy en su casa-laboratorio. Y tengo delante a Schudger. Está raro, relajado. Sonríe y me cuenta la historia de cada una de las fotos familiares que adornan su laboratorio. De vez en cuando se pone serio de golpe, como si otro David -atrapado- quisiera salir. Anda descalzo sobre su tarima sin acuchillar. Se rasca la nuca a ratos. Mira, en ésta, mi padre me está regalando mi reloj. Aquí, mi prima me está puteando. Aquel verano, logré vencer el miedo a la nada. Allí estamos todos, en el pueblo donde no había nadie...

Se cae (o se tira) al suelo. Se retuerce. Me pide que le libere. Cómo, le pregunto. Dale a Enter. Me grita. Pero su ordenador no funciona, no responde ante nada. Empieza a sonar una música de fondo, parece Maritrini, pero no estoy seguro... Schudger sufre convulsiones. Ahora suena Yo soy aquel, de Raphael. Hace el pino, baila break dance, se sube por las paredes. De pronto: ¡silencio sepulcral! Se relaja en el suelo. Ahora se levanta, se calza, su gesto es...

...Sí! Su gesto es como el de un peregrino que ha visto al Papa en un extremo de su opción personal. Camina hacia su Mac, pulsa la barra espaciadora y Enter al mismo tiempo. Lo ha logrado, David ha terminado el trabajo. La conclusión llega con él. ¿Tú eres el gusano? Le pregunto. Lo soy. Me contesta con calma y seguridad plena. No sé cómo va a terminar esto... pero por lo que dicen sus ojos, me temo que voy a ser su primer cobaya... Me tiembla todo porque no sé cómo despedirme de mí mismo.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Despedirse de uno mismo....

tp

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e