Ir al contenido principal

Verbos ensangrentados... sin modo

Cuando te encuentras un verbo abandonado en mitad de un charco de sangre no te queda más remedio que recogerlo. Por lo menos a mí me ha dado por ahí. Se llama Rogelio y renunció a su modo infinitivo y quisieron despedazarlo a golpe de desuso. Pero en este caso la víctima no es Rogelio, sino el portador. No me ha contado nada de él, aún está entumecido y en estado de shock por lo ocurrido. Pero queda claro que quiso proteger a su verbo y acabaron con su vida.

De momento lo he guardado en un viejo diccionario sin tapas ni cartón que tengo por ahí. Uno de esos que usaba en B.U.P. Ahí estará a salvo. Sin embargo, páginas más atrás descubro, por cierto, un trozo de servilleta marca Taberna del tío Fausto donde, con letra muy ilegible, hay escrito un verbo: Embrear (Untar con brea). Hay más: cerca del índice me dejé en su día un billete falso de mil; una carta de amor que no leí -no sé por qué-; y una entrada del concierto del 87 (tocaban U2, The Pretenders y UB40 en el Santiago Bernabeu).

El asilo verbal de Rogelio, el verbo sin modo infinitivo, se ha terminado convirtiendo en un acto de arqueología antropológica personal. He acabado emocionándome por cada recuerdo hallado... Porque sobre todo, he dado con una parte de mí que había abandonado -no sé si- en un charco de sangre -como a Rogelio-. Esa parte ordenada, algo ñoña y muy melancólica que no se olvida de la inmateria prima propia. En fin... Esto parece un principio.

Comentarios

Unknown ha dicho que…
Parece un principio porque, como dicen las sagradas escrituras, "en un principio fue el verbo". ¿Pero cuál? ¿Cuál, Estimado?
Dani Seseña ha dicho que…
Hay una gran película que lo triplica: "Comer, beber, amar"... Y aunque creo que le falta "andar" y uno más, creo que ahí empieza la cuestión, estimado apreciado.
Candela Guevara ha dicho que…
Los recuerdos muchas veces vienen magullados, deformados de tanto guardarlos o de tanto uso... Quizá sea eso que los recuerdos no son malos es sólo el mal uso que hacemos de ellos (como de los verbos) Me he liado.
Por ciero, pobre verbo, me ha enternecido verle tan chungo.
Dani Seseña ha dicho que…
Querida Candela,
las viejas hojas almacenan historias tan mínimas que a veces ni un verbo ensangrentado -tras haber sido protegido- es capaz de encontraer su sujeto; su estructura. Lo importante es descubrir que un día quisiste darle valor aunque las pasaras de largo. Rogelio, al fin y al cabo tiene fama de marcapáginas.
Anónimo ha dicho que…
Propongo llevar a ese presente de indicativo al gimnasio de la gemelas Torres. A lo mejor lo dejan como nuevo y puede seguir rogeliando.
Tapón

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e