Ir al contenido principal

DESDRAMATIZACIÓN ESCROTAL

Tengo un problema, doctor, le dijo al médico de cabecera. No, señor, usted lo que tiene es un agravante en los cojones, respondió Don Damián. Después del susto vino el desmayo y al despertar, soñó que por fin volvía a reconciliarse con el sueño. Cipriano Barreño siempre se ha sentido un bulto en su barrio, en la vida, en el seno de su familia. Y por cuestiones de somatización, se conoce (diría aquel...), que este concepto de bulto ha terminado cogiendo sitio en la bolsa escrotal.

Hacer bulto, sentirse un grano, adquirir la 'forma' de un gusano, reptar por lo oscuro de uno mismo, subir por donde todos bajan, olerse y caerse mal, sentenciarse a muerte parcial, condenarse... Todo un cuadro patológico que termina en el síntoma más común... Doctor, lo que me pasa es que soy transparente, no llego ni a translúcido... ¡Invisible, diría!

Don Damián, que con los años ha cogido mucho cariño a Cipriano, le saca de la consulta. Salen a la calle, pasean, analizan cantatas barrocas, recuerdan, coinciden en reconocer un tic nervioso común cada vez que ven a Aída Nizar por la tele... ¿Los ves? Cipriano. Mírate en ese escaparate... ¿Dónde está el bulto? Pregunta Don Damián. En los cojones, contesta Cipriano. ¿Lo ves? Debes separar las cosas. Los agravantes como el tuyo se pasan... Sólo tienes que invitarle desdramatizar. Y eso empieza por uno mismo.

Lo haré doctor, desalojaré la sala. Me lo pide el cuerpo. Y así, Doctor y paciente, con agravante metagenital sobre la mesa, dividen sus caminos; y aunque no procede (por lógica deontológica) saben que hace mucho se inició su peculiar y propio camino de una bonita amistad.

Comentarios

grp ha dicho que…
"No, señor, usted lo que tiene es un agravante en los cojones", jajaja. Y además analizan cantatas barrocas?. Me parto

Se conoce que me hacían falta unas risas y desdramatizar a costa de desdramatizaciones ajenas.

Gracias por este respiro en días de narices taponadas.
Dani Seseña ha dicho que…
GRO, un sincero e intenso: JAJAJAJA.
grp ha dicho que…
"No, señor, usted lo que tiene es un agravante en los cojones", jajaja. Y además analizan cantatas barrocas?. Me parto

Se conoce que me hacían falta unas risas y desdramatizar a costa de desdramatizaciones ajenas.

Gracias por este respiro en días de narices taponadas.
Dani Seseña ha dicho que…
grp, te mando un sincero y cómplice "jajaja". Me alegro de tu desatasco nasal... te entiendo.
la viuda de arrebola ha dicho que…
Ya podría ser un bogavante en los cojones, o treinta y tres... que nos tocan a más. Porque a todos nos tocan los cojones, incluso a las que sólo los llevamos en la imaginación.
Aunque va a dar igual, yo soy aquél cristal en medio de la cristalería, el que pasa más inadvertido aunque grite en silencio como el Sr. Barreño.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...