Ir al contenido principal

VERBO DE PAPEL E INTUICIÓN

Le han detenido por allanamiento de mollera. Sí. Entró en una mente ajena sin pedir permiso, con una misión: interponerse entre la parte del cerebro que razona y la porción que -va de cráneo cuando- atiende a lo pensado y nunca verbalizado. Es un delito muy grave. El infractor, Ernesto Sufragio, y el receptor invadido, Rodrigo Tregua, no se conocen pero siempre se han intuido el uno al otro.

La misión, argumenta Ernesto en el interrogatorio, es mediar de buena voluntad entre los errores de la razón y todo aquello que no ha tenido la oportunidad de ponerse a su servicio. Rodrigo no ha puesto denuncia alguna; de hecho no es consciente de nada de lo que ha ocurrido. Mientras tiene lugar el interrogatorio, se está tomando algo en algún lugar de su mundo interior. Pero intuye algo, algo está pasando por ahí dentro... Termina ese algo que se está tomando y verbaliza: ¡Me está pesando mucho!

En el interrogatorio lo ven por una pantalla. Los interrogadores y Ernesto son testigos, a través de una pantalla de 32 pulgadas, de la verbalización. Ha hecho efecto, ¿no lo ven? Rodrigo empieza a llorar mientras sigue con ese algo entre sus manos. Se levanta, abre una puerta y se presenta en el interrogatorio. Lo imaginaba, exclama con lágrimas en los ojos, pero había perdido las llaves.

Todos juntos en la mesa se quedan en silencio. Olvidan la denuncia, olvidan ese algo que les llevó hasta ahí, pero intuyen que algo empieza a cambiar. Deciden sacar cada uno sus papeles y ponerlos sobre la mesa. Los intercambian, los leen, comparten impresiones y finalmente se dan cuenta. Se dan cuenta de que el verbo no lo dice todo, pero ayuda a salir de la pantalla; y entienden que fundamentalmente salen de aquel espacio sabiendo el papel que juegan en esta entrada.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
A pesar de la gravedad del delito a mi me entra mucha risa con el 'allanamiento de mollera', y eso que lo he sufrido en mis propias circunvoluciones.

Ahora, que si me pongo seria no puedo dejar de darle vueltas a la fragilidad del 'verbo de papel', tan literariamente sugerente que es como para robarlo, romperlo y ver qué sale.
Dani Seseña ha dicho que…
Puedes quebrarlo... Ahora, allá tú. Cuidado porque te puedes encontrar con una sala llena de preguntas con gente que parece ajena; pero son partes de una idea que tuviste un día y al no ser verbalizada se convierte en situación imposible tirando a posible. Incluído allanamiento de mollera con verbo de papel. ¡MEnudo papelón! Tú verás.
Anónimo ha dicho que…
Ese 'tú verás' me suena a mi madre cuando me daba permiso sin dármelo, jaja. Oídas las advertencias creo que aún así me compensa el verbo, así que eso, ya veré :)

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...