Ir al contenido principal

Amarracos

Se dieron una oportunidad más, fue la última antes de entrar en el camino del odio eterno y mutuo. Para ponerla en marcha Raúl y Martín se jugaron un par de garbanzos al póquer y tres meloncetes al pilla pilla. Pero cada uno ganó su partida y disribuyeron el botín, después siguieron con su rencor. No había manera de mitigarlo, pero no querían tener la sensación de no haberlo intentado lo suficiente; la cosa era difícil, tirando a imposible del todo.

Diez años después coincidieron en una barra de bar (la de coral era cosa de cada uno). Llegaron desde caminos diferentes. Uno partía de una vida patética y otro lo hacía desde una patética década. Cada uno en un extremo de aquel tugurio; no se reconocieron hasta pasados 2 minutos y 15 segundos. Y cuando se vieron, ni se molestaron en hacerse los locos. Estaban tan hundidos que no había lugar para un disimulo decadente. Se abrazaron sin tapujos. El odio mutuo se había convertido en tabla de salvación en medio de un océano salvaje.

Desesperados por el desgaste del fracaso reiterado, habían coincidido en huír de sus propias casas y unificar oscuridad en una casa común, la de putas del Anselmo. ¡La casa de Dios! Entonaron con el primer brindis. ¡Amén! Para el segundo. Los dos habían perdido a sus Gildas particulares; ninguno había sabido manejar la vida; ambos habían saboreado el éxito, pero la mala gestión del mismo les llevó a endeudarse, incluso, con el Anselmo; ese viejo franquista con patrimonio putero.

Cada uno de ellos llevaba la mercancía de partida: los garbanzos y los meloncetes. Eran sus amarracos. Lo único que quedaba de una amistad de juventud decrépita. Raúl y Martín decidieron en común darse a la fuga y dejar una deuda más al franquista del Anselmo. Tenían 54 años recién cumplidos y una nueva oportunidad para intentar la salvación. Paseando por la Gran Vía madrileña se lo dijeron todo, con o sin acritud. Después la experiencia del mundo adulto y la ausencia de dignidad les impidió competir. Así que se relajaron y asumieron.

Y cuando llegaron a la altura de su escaparate favorito de Madrid, el de "los peluches", en el reflejo sólo figuraba Raúl Martín. Se miró durante un buen rato, intentando mirarse como si él fuera otro, no él. Y entonces lo consiguió. Después se echó la mano al bolsillo, rascó sus amarracos y, previo soplo de suicidio, decidió darse una nueva oportunidad.

---Continúa en Amarracos... Disperos por Gran Vía---

Comentarios

Unknown ha dicho que…
¿Cuándo relajarse y asumir? ¿Cuándo no?

Me encantó.
Anónimo ha dicho que…
He pensado en ¿quién me ha robado el mes de abril?, será por aquello del fracaso y los amarracos que se guardan en ese cajón.

Y aunque "no había lugar", he visto ese ''disimulo decadente'' perfectamente. Y me ha encantado ese soplo final tras una década patética.

Difícil no ser grp.
Dani Seseña ha dicho que…
Es lo que ocurre cuando uno sólo consigue unificarse "al final" frente a un "escaparate de peluches".

Gracias, Blanco y GRP!!
Juana ha dicho que…
Después de muchas idas y venidas, los peluches hicieron su trabajo .... previo soplo de suicidio, ahí se me paró el corazón durante unos segundos .... para volver a latir trás la coma ....

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e