Ir al contenido principal

CRÓNICA DE UNA JORNADA CON IDEAS

Lo siento, lo confieso… he llegado tarde a la ceremonia de entrega del premio Enrique Padrós. Había comenzado a eso de las 12:15 y he aparecido sobre las 13 horas. Soy un desastre, pero los tiempos de la tele mandan, colapsan, animan, desaniman, mueven, inmovilizar y un sin fin de conjugaciones más que omitiré. Es lo que tiene. Además he de confesar que, de camino, tuve que parar en un restaurante chino en el que la noche anterior me había olvidado la tarjeta de débito (sólo me quedaban 15 euros) y el DNI.

He conseguido alcanzar el piscolabis y hay que reconocerlo, muy buen vinito (MONTECILLO - Rioja) y excelentes canapés varios. Ahora, fuera de coña, todos destacaban el éxito de la ceremonia. ¡Qué placer conocer al grandísimo Enrique Meneses! Premiado con el mejor blog que habla de política. Casi no he podido hablar con él, estaba muy agasajado por varios blogueros allí presentes y cuando me he querido dar cuenta, ya se había marchado.

Qué… experiencia charlar con Guillermo Fernández Vara, mejor blog de un político. La verdad, el presidente extremeño sin abandonar ese deje político inherente al cargo, ha resultado ser un tipo interesante. Me ha asegurado que su blog es cosa suya y nada más que suya. Lo tiene incorporado a su vida cotidiana y le dedica cuarto de hora al día. Afirma que no mete tajada en los comentarios, por el contrario deja que crezcan por su cuenta y riesgo… y lo hacen, en el post del sábado pasado alcanzó 139 --¡Quién los pillara!--. Claro siempre hay que mantener a raya a malditos trolls, que son caso a parte.

Un gustazo como siempre intercambiar opiniones con Fernando Berlín y Pai, los responsables de esa joya de la comunicación digital llamada Radiocable. Después ya en la cervecería de al lado, cuyo nombre no recuerdo, sí la dirección (Calle Mayor, 73), un grupo más reducido nos hemos tomado otro piscolabis. Y en este contexto he tenido la oportunidad de conocer y hablar un rato con Fernando Jáuregui; que con 10 kilos menos se está saliendo con sus Cenáculos y Mentideros dentro de su Diario Crítico. César Calderón y su compañera Verónica, que no paran, casi no han podido ni beberse media cerveza… Tenían que irse corriendo al próximo mitin de Zapatero en León. Y yo que pensaba que los asistentes a los mítines eran de atrezzo.

Finalmente ha sido un placer enorme dar con una persona, a la par que aguerrida bloguera con causa, tan interesante como Carmen Sánchez. Es médico y actualmente Concejala del Ayuntamiento de Madrid, portavoz de sanidad, mayores y discapacidad. Su blog Derribando Barreras es el mejor aliado para la reivindicación y denuncia de grandes, locales y pequeñas injusticias que pasan desapercibidas ante la gran mayoría de gente sin discapacidad. ¿Lo mejor? Bucear por su bitácora y perderse por sus propuestas “posteras”.

Y para más información sobre los premios, recomiendo la crónica de Pilar Portero en Soitu.es

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Un placer conocerte, Daniel. Espero que volvamos a coincidir en otro sarao blogosférico
Un abrazo
Anónimo ha dicho que…
Una pena habernos tenido que ir tan pronto Daniel, y de nuevo un verdadero placer.

Abrazos!

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo.  En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos