Ir al contenido principal

ENTRE CARTELES Y CAMPAÑA: 'SIGI'

Salía de comer del Viva la vida (restaurante vegetariano que no lo parece por lo rico que está todo lo que sale de su cocina... y recomiendo) cuando de pronto, entre cartel y cartel, entre Zapatero y Rajoy... y Llamazares me encuentro con algo muy curioso.

Una pegatina me llama la atención. Es la que podéis ver en la foto. El mismísimo Freud que nos mira a todos desde una señal de VADO PERMANENTE. Me parto... Un gesto auténtico y reflexivo entre tanto mensaje vacío. La mueca de alguien que inventó, con mayúsculas, la mirada hacia adentro.

Desde hace un año y pico un tipo/a se dedica a resucitar a ‘Sigi’. Pone el rostro del padre del psicoanálisis en señales de tráfico, en el metro, en logos de tiendas y en un montón de lugares más. Lo coloca siempre a cierta altura. Nunca lo he visto en plena acción, pero me gustaría preguntarle por su fin, por su causa, por lo que sea que persigue a través de semejante actividad.
Anoche soñé que daba con él... Estoy comprando el periódico, me giro y le veo en plena acción. Va con una gabardina negra y un gorro del mismo color. Le sigo de lejos. Llega a Amaniel con San Bernardino y pega el adhesivo freudiano sobre un cartel de la Falange de las JONS... Continúo tras él. Se aproxima a O´Donell con Doctor Esquerdo, en este caso su lienzo es un anuncio de móviles. Tras su acción, termino viendo a Sigmund en la pantalla de un Nokia.

Decido hablar con él y llamo su atención con dos golpecitos en la espalda, se gira y... soy yo mismo. ¡Vaya! Exclamo. Impasible me mira con una media sonrisa y me dice (con la voz que dobla a Frasier): “Luke, yo soy tu padre, pero pasa de enfrentarte a mí, sólo dirígete a Cuenca. Allí te encontrarás con el maestro, él te explicará”. Del resto no me acuerdo, porque mi mujer me ha despertado en pleno ataque onírico de risa. Al parecer no paraba. A ver si esta noche retomo el sueño y conozco al maestro. ¡Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Es admirable que en estos tiempos de integrismos, sectas, y chorradas en general para espíritus vanos y flojos, haya un poeta que va recordándonos a Sigmun pegando su imagen por la ciudad y otro poeta que nos lo cuenta desde su blog a través, cómo mejor, de un misterioso sueño. Si no fuera por la foto todo parecería un sueño, ese terreno que, como la poesía, es más cierto que las historias verdaderas. Tapón

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e