Ir al contenido principal

INTERNET Y LA VIRTUD DE LA PARTICIPACIÓN

¡Si no votas, después no te quejes! Ésa es la cuestión... Desde el blog Proyecto 80 Por ciento quieren convencer a los votantes progresistas de que voten el 9 de marzo. Preguntan: ¿Qué pasaría si se alcanzara el 80% de participación? Se trata de repetir la movilización de votos de izquierda que se dio en las pasadas Generales. No importa el partido, pero que nadie falte a las urnas. No quieren hacer movilización alguna, y sí que sea la fuerza de Internet la que propague el reto. Dicho y hecho, miles de visitas diarias al blog, mails que recogen el manifiesto y pasan de una cuenta de correo a otra, cientos de mensajes en el Foro. Un éxito.

Todo empezó a mediados de diciembre, cuando desde el blog La Sombra de Aznar, un post planteaba este asunto de participación... Sergio Román, un inquieto militante de izquierdas, se puso en contacto con el autor de la bitácora y decidió hacerse eco de la idea. Entonces propuso la idea en su foro. Elaboraron juntos un manifiesto y lo empezaron a distribuir entre los amigos, de los amigos a otros conocidos... y como si de una red social 2.0 se tratase, con el contagio propio del “pásalo”, hoy ha recorrido millones de cuentas de correo. Ahora sólo falta que el 9 de marzo se traduzca en votos. Pero no me cabe la menor duda de que así será.

Además, desde la bitácora del grandísimo periodista César Calderón veo otra propuesta: “El 9 M todos votamos”. Eso sí, en este caso, sí reclaman el voto para una cara: José Luis Rodríguez Zapatero. Dice NetoRatón: “Un millón doscientas mil ganas de participar en la decisión colectiva de quien nos gobernará los próximos 4 años. Un millón doscientos mil sentimientos de orgullo de ser españoles gracias a la forma de hacer política de Jose Luis Rodriguez Zapatero. “Desde este blog y desde la genial bitácora de Sebastián Lorenzo, el ciber-activista Argentino, lanzamos la campaña junto con más de 100 bloggers de su país”.

Otra iniciativa ciudadana similar es la que presentan desde No nos resignamos. Su manifiesto dice “2008-2012, EN POSITIVO. PARA QUE EL CAMBIO SIGA. PARA QUE EL CAMBIO AVANCE, al que te invitamos a sumarte”. Son conscientes “de que lo que ocurra en las elecciones del 9 de marzo de 2008 influirá en nuestras vidas y no queriendo limitarnos a un papel pasivo ni a emitir solamente un voto ‘negativo’, hemos decidido participar con un mensaje positivo de profundización del cambio, promoviendo un voto 'a las izquierdas' en general...”.

Está claro que Internet va a decidir mucho en estas elecciones, está claro. El cambio ha llegado.

Comentarios

SERGIONEXX ha dicho que…
Muchisimas gracias por todo tu apoyo...

JUNTOS LO CONSEGUIREMOS!!!

A POR EL 80%...
Dani Seseña ha dicho que…
A ti, Sergio por tu propuesta. Espero que lo consigáis, que lo consigamos. Y creo... que ya hay mucho camino recorrido. Aupa!
Dani Seseña ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo ha dicho que…
Muchísimas gracias por tu apoyo y colaboración, entre tod@s lo vamos a conseguir!!! Saludos.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e