Ir al contenido principal

CAMPANAS Y GOLEM

Compro, anunció Pascual Diluvio. Y ahí comenzaron los problemas. El pobre ingenuo no había ni pensado en las consecuencias de sus palabras. Rodeado de vendedores sin nada que vender, inició su camino hacia el desastre. Compro, insistió.

Los vendedores sin nada que vender empezaron a rodearle, le olieron como a una presa de oro dulce, Diluvio sonreía pensando que compraría a placer como nunca, y finalmente se lanzaron sobre él. Lo despedazaron y cada uno se llevó la parte que más rendimiento pensaban le iban a sacar. Pero el resto de un cuerpo ya completamente abstracto -muchas pequeñas partes de algo que minutos antes fueron un todo comprador- se mezcló con el barro. Aquella mañana llovía tanto...

Golem, campanas de Golem, los barrizales claman, que buena nos traéis... Así cantaban dos días después, en el lugar de los hechos, dos borrachines judíos. De pronto, del barro surgió un transformado Diluvio. Lo hizo al ritmo de la sonata etílica hasta medir 2 metros y pesar 90 kilos. Se sacudió los hombros y trató de contemplar su resurgir. ¿Soy un Fénix? Preguntó sin expresión en la cara. ¡¡Golem, Golem!! Gritaba uno de los borrachines mientras se frotaba los ojos con las manos sucias.

Era una masa compacta de barro, pero recordaba todo; y en lugar de ir a vengarse de los vendedores, decidió seguir con su empeño de comprar. Y como no tenía con qué decidió vender un poco de sí mismo. Después un poco más. No le daban mucho, así que vendió un poco más. Un brazo por aquí, un pie por allá... Y así hasta que no quedó nada. Cuatro años después, ha resurgido, pero no de un charco, sino en un mercadillo de carretera y por azar. Sus compradores por partes vendieron sus piezas, y todas terminaron en un puesto llamado Venta del Golem.

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
¿Consumido por el consumismo... ad nauseam?
grp ha dicho que…
“Pero el resto de un cuerpo ya completamente abstracto, se mezcló con el barro. Aquella mañana llovía tanto..”

Qué bueno, bonito y …literario. ¿Me lo vendes?
Juana ha dicho que…
Terminó disperso .... me ha recordado al cuento de "La Reina de las nieves", el espejo se rompió y no se recuperó la vida hasta que todas las piezas fueron juntadas .... bonita historia del interior de uno mismo.
Dani Seseña ha dicho que…
Hay tanto barro en la calle, que tengo la sensación de que en cualquier momento va a emerger de nuevo y me va a pringar para que no le mate. ¡Me mata Diluvio!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e