Ir al contenido principal

EN SUSPENSIÓN

¿Dime qué sabes hacer bien? Aquella pregunta le destrozó y destronó para siempre. Le destrozó porque el ejercicio de aislar o inventariar atributos propios le demostró que no tenía; y le destronó porque hasta escuchar esa pregunta, él reinaba sin cuestionarse qué y por qué. A continuación cayó en un pozo del que no supo salir. Aun así intentó responder.

Pues muy fácil, sé hacer... sé hacer... sé hacer. No hubo respuesta exterior. Pero por dentro retumbaban mil voces. Miles de respuestas como golpes de bate sobre cabeza espesa. Unas irónicas como la que dijo Sabes hacer muy bien el avestruz. Otras directas como ¡Se te da muy bien ser un cabrón! Algunas cínicas... ¡No te castigues, no es culpa tuya! Malvadas como No sabes hacer nada, eres auténtica escoria.

...Y una más, una voz serena, que parecía venir de otra persona. Sabes hacer bien las cosas que no sabes hacer. Oculta entre el griterío hostil, fue el empujón definitivo hacia el pozo. Hoy lunes 4 de octubre cumple 12 años de caída al vacío. Y ahí sigue, en suspensión con la mente en blanco, sin poder agarrarse a una mísera maroma.

Comentarios

grp ha dicho que…
Me siento tan identificada con esos “golpes sobre cabeza espesa”..

Toda la vida haciendo las cosas medio bien, siempre a medio camino, y oyendo esa voz que dice que eso no es suficiente. Me he hecho la pregunta del post, y cuando iba a responderme creyendo que en eso sí soy buena, me he dado cuenta de que la respuesta está en una carpeta que se llama A MEDIAS. Pues eso.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
La duda que me queda es si era un tipo acomplejado que la pregunta inadecuada empujó al abismo al romper su carcasa de suficiencia fingida o un capullo al que se le vio el plumero.
Juana ha dicho que…
Pues entre la caida al vacio, la mente en blanco y la fotografía, que pensaba que era de una colonoscopia, me he quedado .... mejor no lo digo.
dsesena ha dicho que…
Reconozco que este post no me gusta. No me convence. ¿Por qué? Cuando lo terminé me di cuenta de que me había equivocado en el pregunta. Pero ya era tarde. La pregunta correcta creo que sería ¿Qué sabes hacer? Y a partir de ahí arranca la debacle.

A ver si me arranco y lo reinicio para mañana. ¿Cómo lo veis?
isa ha dicho que…
A mi sí me gusta el post, me parecía muy sugerente ese 'bien' final, pero sin duda será más fácil responder a esa segunda pregunta.

Yo te animo, saldrá algo interesante seguro, se te da bien.
dsesena ha dicho que…
Ya sabes que la clave es inventariar y no morir en el intento.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Bueno, tu crónica ficticia está repleta de personajes que se reinventan a si mismos, ¿porque no reinventar tu invención? Además precisamente a ti maestro, te queda ni que pintado tener una versión 2.0 de un relato :-)
Juana ha dicho que…
Pues a mi me ha resultado de lo más sugerente, es que, como bien dice CYBRGHOST, los personajes se reinventan, bueno no solo los personajes, los propios "paisajes" se abren y se cierran, vienen y van sin que siquiera sepas dónde ni para qué .... como la propia Vida.
dsesena ha dicho que…
Bueno, pues vamos pa'ya!
dsesena ha dicho que…
El resultado se titula Deshechos y lleva un post adjunto llamado Campanas y Golem (otra historia dentro de la misma que arrancó en Suspensión). Ya me diréis. Gracias Isa, Cybr y Juana! http://www.periodismoficcion.com/2010/10/deshechos.html

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…