Ir al contenido principal

EN SUSPENSIÓN

¿Dime qué sabes hacer bien? Aquella pregunta le destrozó y destronó para siempre. Le destrozó porque el ejercicio de aislar o inventariar atributos propios le demostró que no tenía; y le destronó porque hasta escuchar esa pregunta, él reinaba sin cuestionarse qué y por qué. A continuación cayó en un pozo del que no supo salir. Aun así intentó responder.

Pues muy fácil, sé hacer... sé hacer... sé hacer. No hubo respuesta exterior. Pero por dentro retumbaban mil voces. Miles de respuestas como golpes de bate sobre cabeza espesa. Unas irónicas como la que dijo Sabes hacer muy bien el avestruz. Otras directas como ¡Se te da muy bien ser un cabrón! Algunas cínicas... ¡No te castigues, no es culpa tuya! Malvadas como No sabes hacer nada, eres auténtica escoria.

...Y una más, una voz serena, que parecía venir de otra persona. Sabes hacer bien las cosas que no sabes hacer. Oculta entre el griterío hostil, fue el empujón definitivo hacia el pozo. Hoy lunes 4 de octubre cumple 12 años de caída al vacío. Y ahí sigue, en suspensión con la mente en blanco, sin poder agarrarse a una mísera maroma.

Comentarios

grp ha dicho que…
Me siento tan identificada con esos “golpes sobre cabeza espesa”..

Toda la vida haciendo las cosas medio bien, siempre a medio camino, y oyendo esa voz que dice que eso no es suficiente. Me he hecho la pregunta del post, y cuando iba a responderme creyendo que en eso sí soy buena, me he dado cuenta de que la respuesta está en una carpeta que se llama A MEDIAS. Pues eso.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
La duda que me queda es si era un tipo acomplejado que la pregunta inadecuada empujó al abismo al romper su carcasa de suficiencia fingida o un capullo al que se le vio el plumero.
Juana ha dicho que…
Pues entre la caida al vacio, la mente en blanco y la fotografía, que pensaba que era de una colonoscopia, me he quedado .... mejor no lo digo.
Dani Seseña ha dicho que…
Reconozco que este post no me gusta. No me convence. ¿Por qué? Cuando lo terminé me di cuenta de que me había equivocado en el pregunta. Pero ya era tarde. La pregunta correcta creo que sería ¿Qué sabes hacer? Y a partir de ahí arranca la debacle.

A ver si me arranco y lo reinicio para mañana. ¿Cómo lo veis?
isa ha dicho que…
A mi sí me gusta el post, me parecía muy sugerente ese 'bien' final, pero sin duda será más fácil responder a esa segunda pregunta.

Yo te animo, saldrá algo interesante seguro, se te da bien.
Dani Seseña ha dicho que…
Ya sabes que la clave es inventariar y no morir en el intento.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Bueno, tu crónica ficticia está repleta de personajes que se reinventan a si mismos, ¿porque no reinventar tu invención? Además precisamente a ti maestro, te queda ni que pintado tener una versión 2.0 de un relato :-)
Juana ha dicho que…
Pues a mi me ha resultado de lo más sugerente, es que, como bien dice CYBRGHOST, los personajes se reinventan, bueno no solo los personajes, los propios "paisajes" se abren y se cierran, vienen y van sin que siquiera sepas dónde ni para qué .... como la propia Vida.
Dani Seseña ha dicho que…
Bueno, pues vamos pa'ya!
Dani Seseña ha dicho que…
El resultado se titula Deshechos y lleva un post adjunto llamado Campanas y Golem (otra historia dentro de la misma que arrancó en Suspensión). Ya me diréis. Gracias Isa, Cybr y Juana! http://www.periodismoficcion.com/2010/10/deshechos.html

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...