Ir al contenido principal

CORRUPTOS UNIDOS, PERFORMANCE

Me recuerdas a alguien. Yo creo que nos conocemos, porque tú me suenas mucho. ¿De la facultad? Estudié Veterinaria en Chile. Pues de ahí no, porque yo estudié Ciencias del Mar en Madrid. Algún amigo en común, quizá. Quizá. Bueno, me voy que tengo que seguir la ruta. Sí, yo también. Chao. Chao.

Lo hacen siempre, cada día Roth y Jal repiten el ritual. Son banqueros, poderosos, corruptos potenciales, malversadores, poetas, fachas, rompedores, coleccionan cadenas de váter de oro, mueven millones, compran y venden lo que les da la gana. Sueñan despiertos porque no se atreven a dormir por miedo a lo que pueda pasar. Son dos, amigos, pero sobre todo enemigos. De hecho su amistad nació de la enemistad.

Se odiaban tanto, se temían tanto... que decidieron unirse para concentrar el poder. Viven bajo el mismo techo de desconfianda confianza. Son uno dividido. Dos en uno. El diálogo fluye entre ellos, pero también las ganas de que corra la sangre. Y como lo saben, hacen ejercicios de desviación de intenciones. Cada día improvisan... Hoy ha tocado Veterinaria, Chile y CC. Del Mar en Madrid.

¿Qué performance será mañana? La bolsa tiembla.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Hay uniones que parecen perversiones ....
Anónimo ha dicho que…
Yo he sido educado para ser bueno. Me decían, tu maño no seas como los demás. Me he perdido así el placer del mal, la pasión de la venganza, la inversión en desastres, la perversión de la amistad traicionable.
Vaya post! (se dice así?)
Y, ¿cómo son los demás?
La Zapateta ha dicho que…
Lo que deberían temblar son sus bolsas.... las escrotales.
Unknown ha dicho que…
El crimen siempre paga,... después de haber cobrado,... y nadie sabe que ocurrió con el interés devengado.
Anónimo ha dicho que…
Todos tenémos un lado bueno y uno malo,o eso dícen,yo creo que es una misma persona pero con los dos lados malos y aburridos,un desdoblamiento de personalidad sin personalidad un tomador de recursos sin valor. JOSAKOS dijo...
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Banda sonora: Soy Como Dos -Los Secretos. No será un rico solitario tornado en bipolar?

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e