Ir al contenido principal

EL VENDEDOR DE SINOPSIS II

Volví al semáforo como me sugirió algún comentarista. Está en O'Donnell, muy cerca del Pirulí. Esperé con el círculo verde y no pasé en rojo. Vamos que no me moví del sitio hasta que vi llegar, desde la otra punta de mi imaginación al vendedor de sinopsis. Venía con alguien, con quien conversaba histriónicamente sobre una historia en la que estaba trabajando, y a mitad de camino de mi ficción, su acompañante se fue y siguió crucando solo.

Cuando llegó a mi cruce le paré. Y le conté que tras escribir sobre él, algunos comentaristas del blog querían conocerle un poco mejor. Le hablé de Periodismo Ficción, le conté que yo 'vendo' personajes dentro o fuera de sus películas; o de sus cabales (como el clásico, ya sabéis, Casimiro). A los dos nos empezaba a resultar surrealista la situación, pero no estábamos incómodos, a pesar de estar hablándonos a gritos por culpa del tráfico.

Asumida la ficción, se soltó. Me dijo su nombre, Abraham Petunia. Empezó a contarme cómo empezó con su negocio. Resulta que, como ocurre en la La leyenda del santo bebedor (Ermanno Olmi, 1988), a partir de un día cualquiera cada vez que se levantaba se encontraba con algo que contar bajo su colchón. A veces un chiste malo, una introdicción absurda y en ocasiones un hilo conductor de cobre y diálogo.

Desde entonces, empezó a escuchar lo que le venía y a terminar los planteamientos para dejarlos en sinopsis. Y un día dejaron de surgir bajo el colchón para aperecer entre sus manos después de la siesta de las tres. El vecino, Evaristo Ebanista, un productor de cine mudo en el siglo XXI, le escuchó pensar y decidió comprarle una idea, al dia siguiente otra y así hasta completar su serie sin voz: Los recuerdos incautos de un Batman sin sombra.

Y así hasta hoy, día a día, semana tras semana vendiendo y pensando, cerrando historias y abriendo argumentos. Es la vida de Abraham Petunia, el vendedor de sinopsis. Y éste es el principio de una buena amistad.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Da gusto encontrar amigos que te "sinopsian" .... el Sr.Petunia ¡ummmm! bonito nombre con divino olor
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Está calro que no tiene mala conciencia, pues por la noche o en la siesta, siempre le surgen después de dormir tranquilo, pues ni se da cuenta de quien se los deja.
" A los dos nos empezaba a resultar surrealista la situación, pero no estábamos incómodos" Normal, tu te sientes como pez en el agua navegando en el subrealismo periodístico. Si él tambien estaba cómodo quizá podáis quedar para tomar un café y parir un guión "de a medias"

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...