Ir al contenido principal

DESHECHOS

Tras leer los comentarios de Isa, Juana y Cybrghost en el post de ayer, Suspensión, me he quedado gravitando en torno a una idea. La pregunta no era ¿Qué sabes hacer bien? Era más sangrante, ¿Qué sabes hacer? Pero pongamos que se la hacemos a otro personaje (sin nombre, que en esta temporada, no sé por qué me surgen más que los nominados)... Bien, pues bajo estas líneas os paso el resultado.

¿Qué sabes hacer? No es que le hundiera pensar en ello y no hallar respuesta; lo que le machacó fue comprobar que sólo sabía deshacer. Ni una pizca de impulso remozado, cero habitantes en el planeta Vamos a consruir algo, silencio sepulcral en el canal de impulsos hacedores. Nada. Y lo peor es que haciendo el ejercicio de repasar hechos... sólo encontraba deshechos. ¿Éste soy yo? ¡Joder!

Directamente se tiró al pozo para tatuar en el aire -de paso- el nombre de una pregunta capciosa. Y mientras la máquinaria de repasar los hechos seguía su curso incontrolable dentro de él. Te doy una buena noticia y tú deshaces mi alegría con tus propias preocupaciones o miedos. Ésto se lo reprochaba alguien muy decepcionado que seguía ocupando un lugar importante dentro se su cabeza...

Y lo peor de todo, al menos a día de hoy, es que justo lo que tendría que deshacer, que es el camino hacia la salida del pozo, lo hace cada vez más profundo. A ver qué pasa...

* La imagen procede del blog Control Z Group.

Comentarios

isa ha dicho que…
Tatuar en el aire una pregunta capciosa bien vale una caída de ficción por ese pozo.

Y ser bueno en desmenuzar lo hecho por uno mismo o por otros no está tan mal aunque suene a arrepentimiento y a silencio en el canal de impulsos. Hacer es mucho más fácil que deshacer, así que yo me apunto a seguir con interés y con boli en mano, qué hace este personaje sin nombre con tanto deshecho.
Dani Seseña ha dicho que…
Es difícil, me cuesta seguirle la pista, más que nada, Isa, porque el jodío cae y no deja de caer... Pero trataré de alargar la cuerda a ver si se agarra a ella, o a su cubo.
grp ha dicho que…
Yo por aquí practico mucho el Ctrl+G
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Bueno, el tipo sabe que sirve para deshacer al menos. Los hay que no sirven para nada.
Juana ha dicho que…
A mi me gusta deshacer, desaprender, desatar .... en realidad no es cabar más hondo es llenar el pozo para poder salir .... o irlo llenando de agua poco a poco para poder elevarse ....
Dani Seseña ha dicho que…
Lo dejaremos en un 'Alt... Supremo' para ir buscando opciones en un escritorio inferior sin nada escrito.

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere  la curva peligrosa.