Ir al contenido principal

¡A LA MIERDA FRENTE AL MURO!

Comenta alguien (sin nombres) en Facebook algo así como "Revisando el equipo de cámaras"... Y ya está. Y yo, mordíendome los labios, o mejor dicho, conteniendo los pulgares, y autocensurando el comentario que le habría dedicado... Hubiera sido algo así como "Me importa una mierda". Entro en su muro (de las lamentaciones) para ver si es una frase aislada o por el contrario es costumbre...

En efecto, es tradición, adicción y costumbre. Me encuentro con más perlas similares tipo: "mordiéndone las uñas", "planteándome la vida", "llegando al Congreso de networking" y no se qué... "Separándome", "Comiendo un rico plato de espaguetis", "A por un duro lunes de trabajo intenso", "¡Qué dura es la vida del emprendedor"... Bueno, y así hasta una larguísima ristra de interesantes reflexiones. Y en ninguna -¡ninguna!- aparece respuesta alguna.

¿Por qué nadie le contesta? ¿Por qué sigue haciendo de vientre... intacto? ¿Por qué le dedico una sola línea? En fin, no tengo conclusiones, ni sé qué quiero decir con este post... Seguramente sienta impotencia. Impotencia por no reaccionar como me gustaría ante la estupidez. Pero qué curioso resulta que en el fondo me esté quejando frente a un muro online lleno de lamentaciones disfrazadas de ganas de 'compartir'. Como diría Labordeta: ¡A la mierda!

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Plantea tus dudas existenciales en tu muro de las lamentaciones de FB :-)
Y que alguien le recomiende twitter que por eso no le contestan, porque se equivoca en la conexión formato de lenguaje-red social. O eso creo yo.
Anónimo ha dicho que…
Se me ocurren muchas cosas que no voy a decir. Pero las "iglesias" están montadas para borreguitos y el conjunto de sus balidos les ayudan a adormecerse.
Firmado: Un apóstata

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo.  En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos