Ir al contenido principal

PREJUICIOS SABOR A RESURRECCIÓN

Después de una buena sesión de generosidad con su adicción favorita, lo mejor es resurgir. Y nada como este domingo extraño para ceder ante la evidencia. Dice Domingo Marzo, el vecino del 8ºH, que él se deja llevar por su ansiedad una vez año. Hoy ese día, esa tarde. Se pone morado de ideas preconcebidas empapadas en picadillo de torrija, para extraer los mejores prejuicios de Semana Santa. Qué vicio tiene el cabrón.

Mañana será otro, el de siempre. El tio respetuoso que mejor domina el tiempo en el ascensor. La sonrisa del edificio. La amabilidad liberada de dobleces. La educación sin aditivos. Pero hoy quiere pecar, ser uno con la mala hostia, fagocitar con la crítica vacía y gratuita. Anhela regocijarse en la puesta en verde del prójimo. Pero sólo puede dosificarse así. En domingos de resurrección.

Abusar de esta práctica le produce una urticaria severa en el tobillo que le impide hablar con claridad y pensar sin más. Una vez lo hizo y tuvo que ser ingresado en la Unidad de Prejuicios Ulteriores. Estuvo tres horas, pero qué tres horas. Pero bueno, es agua (bendita o no) pasada. Y ahora son horas de poner de vuelta y media a quien sea, da igual; es hora de vomitar caiga quien caiga. Es hora de rezar.

Comentarios

grp ha dicho que…
Me hace gracia esto de los prejuicios.

Criticar algo de alguien a quién no conoces está muy mal visto.
Eso sí, en cuanto sabes unas pocas cosas como su nombre, que vive en Morata de Tajuña o que tararea a Malú o que su cepillo de dientes es vintage....se abre la veda para ponerle a parir!!.

Total, como ya no es prejuicio sino juicio..
Juana ha dicho que…
Después de vomitar se reza .... yo suelo rezar mientras vomito ¿será una mala costumbre? .... tendré que ir a la Unidad de Prejuicios Ulteriores, y para rociarme prefiero el agua en perfusión.
Anónimo ha dicho que…
Siguiendo la estela del com. de grp, yo que he estado en la UPU más de una vez, diré que los demás son como espejos de nosotros, todos somos espejos de los demás. Nuestros juicios y prejuicios sobre los demás dicen más de nosotros que de los otros.
Copifate
UPU: Unidad de Prejuicios Ulteriores

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

El verbo y el tren coloquial

Estación de Atocha, Madrid. Enero 2016 Esperaba subirse a un verbo que le llevara lejos. Lejos del último adjetivo que le arrastró hasta el reverso del suelo que pisaba. La mente en blanco y un mapa por recomponer, una geografía por reubicar. La frase de su amiga fue letal. Cada letra iba cargada con verdades que ni él mismo había valorado. Las comas, las pausas, los silencios y lo malditos puntos suspensivos quemaban. Así esperaba ese vehículo redentor. Inquieto, teneroso, tembloroso, entusiasta del desaliento, sabedor de sus miserias, conocedor accidental de las verdades que le dan cuerpo a la mente... ...Y en su maleta tan sólo llevaba un verso contagioso que no escribió. Un texto que recibió por azar de un sueño a través de un diálogo que no sabe cómo empezó pero sí adónde le llevaba.  El murmullo del vagón susurraba desde el fondo del plano. Podía oler el reflejo de su escapada. Imaginaba una huída para empezar, no de cero, pero sí desde un quiebro de sí mismo. Enrai

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...