Ir al contenido principal

ENVIADOS

Qué susto. Ayer di a enviar y se encendió el microondas. No había nada dentro, sólo una idea que había tenido horas antes necesitada de calorcito rápido. Traté de cancelar por todos los medios, pero el cuerpo de mail siguió su curso. El viejo tocadiscos, a lo suyo, pinchó Dat Dere, del grandísimo Mel Tormé. Reinicié... Al pulsar reset, directamente la puerta (inexistente) del salón se cerró.

El correo electrónico fallido había volado. Salió por error a un destino equivocado. Estaba lleno de palabras ajenas al buzón receptor, el del Defensor del Ópalo en su tercera acepción. Una dirección que jamás había marcado en para y que ahora se postulaba por delante de la dirección de mi amigo Gustavo Sarhuertor. Al final, salvo por dos apagones que no he mencionado, la idea mutada en bizcocho al salir del horno, un par de cuadros invertidos y una foto enmarcada que decidió desenfocarse... No pasó nada grave. Pero me escribe el Defensor del Ópalo para decirme que está de acuerdo conmigo en que Gustavo debería dejar esa manía que tiene de opinar compulsivamente sobre nada. Y se apunta a probar ese cóctel de ideas* que sirve con tantos licores como notas tiene el Dat Dere de Mel Tormé. *Idea tomada prestada de La espuma de los días (Boris Vian). / Gracias, grp por regalarme semejante joya literaria.

Comentarios

grp ha dicho que…
Me alegro de que te haya atrapado ese mundo maravilloso que a mi me emocionó tanto!.

Durante un tiempo se lo estuve recomendando a todo el mundo y alguno que lo intentó empezó a mirarme con la sospecha de que estaba más pallá que pacá, jaja.
Dani Seseña ha dicho que…
Yo mismo me sorprendo riéndome y leyendo combinaciones de palabras llenas de sentido... inverso en una historia maravillosa.

Gracias

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e