Ir al contenido principal

CUSTOMIZADOS CAPRICHOSOS, URBANITAS SIN MATICES

Es curioso como el paisaje urbano nos sigue deparando esculturas u homenajes improvisados. Aquí tenéis un culto a la cultura MOD que se esculpe al principio de la calle Augusto Figueroa (frontera que divide los barrios de Chueca y Malasaña en Madrid). Tiene pinta de que un día la “A” que acompañaba a sus tres letras hermanas cayó por su propio peso. Bueno, a veces ocurre. Puede ser una letra, un motivo, una idea diluida en la evolución, una desgana de vivir, dejadez, una retirada a tiempo, o la simple asunción de una derrota. En cualquier caso, el matiz llamado “A” que un día daba sentido en una dirección estética, pasó a mejor destino. O no.

Otro ejemplo, no tan improvisado, es éste que tenéis junto a la derecha... (y centro del post). Menos improvisado porque es “otra letra” que formaba parte de un todo que tuvo su sentido: InterACCIONES ELECTORALES. Pero también ocurre que un resto de algo, un rescoldo fuera de su hoguera inicial, cobra más sentido con el tiempo que el motivo por el que fue dibujado en su día. Ya mediréis. En este caso, el grafiti se encuentra en la calle De la Escuadra, en el también barrio madrileño de Lavapiés.

Y como colofón, os invito a degustar esta joya que me he encontrado en la puerta de un primer piso –omito el barrio y la calle por no encontrarse en la vía pública- del centro de Madrid. Es la era de la customización; si podemos personalizar nuestro aparato de aire condicionado con un cuadro de Klimt, o poner nuestro careto en la tarjeta de crédito… ¿Por qué no vamos a desear lo mejor a nuestra manera y a nuestros vecinos desde la misma entrada a la intimidad hogareña?
Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Nada que añadir. Tan solo decir que este blog que he tenido la suerte de encontrar rebosa ironía, poesía y sensibilidad: Las reflexiones del bloguero a propósito de la pérdida de una A no tienen desperdicio.
Anónimo ha dicho que…
Coincido totalmente contigo, anónimo. A...dios. Dios...a
Eva

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.