Ir al contenido principal

POR EL CAMINO DE LA CORDURA 2.0

La calle, ese gran museo que todo lo expone y todo lo esconde. En estos días primaverales en los que plataneras, gramíneas y los copos de polen que pululan por el aire hacen su agosto, uno tiene que ingeniárselas para mirar para otro lado. Y es ahí, amigos, cuando se levantan ante las mismas narices -propias y ajenas- verdaderas obras de arte. Una tabla que inicialmente pintarrajeada pudo aspirar a convertirse en cuadro o la mano de nuestro amigo freudiano que como ya vaticiné vuelve a actuar.

El paisaje urbanita es un cuadro en sí mismo. Un contenedor de cosas, cosos y personas obligados a convivir y entenderse bajo la amenaza de la alergia a algo. Aunque a veces, unos impongan su evolución sobre otros... Ahí lo tenéis, un árbol se niega a acatar las órdenes del ladrillo. Tira para arriba y no se apea del burro... Sabe que su evolución va por un camino y la del hombre, por otra. Así es la naturaleza, la humana y la ‘otra’... Que pide recesos constantes a la razón.

Y aunque aparentemente no tiene nada que ver, con Internet y el periodismo ciudadano pasa lo mismo. El miedo a lo desconocido hace temblar a los más establecidos. Los no profesionales, o sencillamente, los ‘plumillas’ aspirantes ven en la red el medio para poner en marcha su canal. Pero como dice Rosa J. Cano, en una entrevista que le hice para Cámara Abierta 2.0 y que esta noche emitimos, “no hay por qué temer la participación; al contrario “todos podemos beneficiarnos” si se dan las herramientas adecuadas. De hecho no hay medio grande que no tire de los ciudadanos como fuente. El País, la BBC, Soitu.es o Cámara Abierta 2.0...

Cito a Rosa, pero en el mismo reportaje podréis escuchar a Gumersindo Lafuente (director de Soitu.es) y a Óscar Espiritusanto (Periodismociudadano.com). Os lo recomiendo sin paliativos. En la pieza además, conoceréis un poco más a Salam Pax, ese reportero ciudadano que trajo por el camino de la amargura a la censura estadounidense durante la guerra de Irak.

La naturaleza, nosotros... La fuerza de la calle no calla. Aún habrá insensatos que piensen que van por libre. Una cosa es conquistar la autonomía personal –tan necesaria como vital- y otra muy diferente es pensar que se puede caminar por el centro de la carretera sin mirar y no ser atropellado por la propia estupidez que te ha llevado hasta ese punto. Sin unos, no hay otros. Así me da que funciona el tema.
¡Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
El último párrafo se merece un comentario, pero son las dos de la madrugada y me voy a dormir. Mañana será otro día.
S.F.
Anónimo ha dicho que…
Coincido totalmente con Sigmun.
Eva

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e