Ir al contenido principal

PRÓXIMA PARADA: BOLONIA

Recuerdo la pantomima de las movilizaciones contra las tasas de mi época universitaria (allá por los incipientes 90). Mucha pancarta, mucho lema, mucha crítica, muchísmo megáfono… No se me olvidará jamás una cínica imagen, única. Al término del recorrido de una de las manifestaciones convocadas en Madrid (Plaza de Callao), aparece uno de los supuestos promotores estudiantiles y comienza a anunciar a gritos: “Compañeros, podéis despejar la zona, la mani ha terminado”. Me pareció tan rancio y artificial que decidí seguirle, pero con la muchedumbre, le perdí la pista. Después, desencantado por aquel teatro lamentable (todo apuntaba a que la manifestación iba a reventar los límites impuestos por el Gobierno e incluso a lanzar alguna que otra piedra. Entendedme, tenía veintitantos y muchas ganas de bronca, más que de reducir las tasas), emprendí la vuelta a casa. A la altura de la plaza de Santo Domingo veo al líder que nos anunciaba el fin de la mani dirigiéndose al parking. Le sigo, saca un mando, se quita el ‘foulard’ palestino, y se sube en un Nissan 100-NX.

Era el mismo a quien veíamos en una foto de algún diario universitario poniendo una flor en el 'fuscote' de un antidisturbio. No me decepcioné como Jimmy cuando descubrió que As de Oros (Sting) era un simple botones. Es lo que pasa cuando no esperas algo de alguien. Y no pasa nada porque tuviera aquel carro, pero no deja de ser irónico. Que a dónde quiero ir a parar… Pues a reírme de mi época estudiantil y a dar todo mi apoyo a los que tienen causa sincera y motivos para rebelarse ‘contra Bolonia’ y por supuesto contra las AMENAZAS ABSURDAS A LA FILOSOFÍA EN LA EDUCACIÓN PÚBLICA.

Comentarios

sbs ha dicho que…
daniel, enorme encontrarme a jimmy en el google reader ;-)

we are the mods, we are the mods .. ;-)

en fin, todavía tienes un negativo por no haberme conseguido la camiseta del programa ;-)

un fuerte abrazo !!!

s.-
Dani Seseña ha dicho que…
Qué grande escuchar/leer ese lema! Ya me puedes quitar el negativo, porque la camiseta está esperando a su dueño.
Un abrazo, s.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e