Ir al contenido principal

CON FUTURO Y MUCHA CARA... DURA

Ayer se pasaron por El Pirulí, dirección Cámara Abierta 2.0, los pioneros del “frikiperiodismo” que dan forma, fondo y más sentido del que muchos seguramente creen, en su blog colectivo Sin futuro y sin un duro. En la imagen podéis observar un momento estelar de su “Telediario Precario”. Y por qué se pasaron por el programa. Muy sencillo: tuve el privilegio de verlos en acción periodística durante el III Congreso Internacional de Periodismo en Red, nos conocimos y nos han traído una pieza para nuestra sección Tú Ruedas.

El periodismo, de momento más ciudadano que profesional, que profesan debería ser ejemplo para muchos, sobre todo, periodistas del futuro (léase estudiantes) que no saben por dónde tirar. Es evidente que no son Salam Pax ni Óscar Espiritusanto ni Pau Llop; pero son una tendencia más, aires renovados… Pero sobre todo, son chavales con ingenio y ganas de contar cosas. En sus artículos, reportajes y análisis –fuera de coñas- lejos de ser vacíos, emanan profesionalidad potencial y huelen a éxito de futuro… si no, al tiempo. Recomiendo, por ejemplo una lectura de “El día del `periodista´ trabajador”. Y por su puesto los vídeos que graban… no tienen desperdicio.
¡Charlie, Pablo: Aupa!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
La verdad es la cosa más falsa que... desconozco. Qué manía con la información. Hasta la falsa es información. Los periódicos españoles siempre han estado a un lado u otro de la verdad de turno. A qué viene extrañarse tanto. Precisamente ahora es un gran momento de la información, diría histórico. Nunca había habido tantas posibilidades para informar-informarse. Lo que sigue igual es la capacidad y las ganas del individuo para analizar las cosas y las noticias. Son limitadas y ahora hay una saturación insoportable. Yo estoy del dos de mayo hasta el copete, de la crisis del PP, no quiero decirte y con el friky austríaco indignado... de que el periodismo actual lo aproveche para ganar dinero y audiencia. Así que menos lloros y a seguir haciendo las cosas lo mejor que sepais. Y cuando gracias a vuestro trabajo bien hecho llegueis a triunfar, entonces tendreís CAPITAL para ampliar vuestro kiosko y empleareis a otros y sereis un grupo de poder empresarial y ..... (este estúpido y largo comentario me lo ha sugerido "El día del periodista trabajador". Lo siento.)
Anónimo ha dicho que…
Yo creo que tanto periodismo ciudadano y como profesional tienen que ir de la mano; esa será la máquina potente que necesitamos.
Anónimo ha dicho que…
Aunque no tengo la suerte de conocerlos en persona, admiro a Charlie y Pablo. Creo que tienen muchísimo futuro y hacen un trabajo genial, para mi fue un feliz descubrimiento desde el primer día. Me encanta la visión que tienen del periodismo y el aporte que hacen desde su situación personal, por la que todos hemos pasado en mayor o menor medida y de la que, trabajando en este mundillo, es muy difícil escapar del todo. Son valientes y audaces y eso ya es mucho, máxime comparándolos con otros estudiantes, que en general -y generalizar ya sé que está mal-, por desgracia, suelen ser más apocados.

Hay que apoyar a gente como ellos. Enhorabuena (una vez más!) a Cámara Abierta por estar tan alerta a lo verdaderamente interesante que circula por la Red. :)

Un abrazo a ellos y a vosotros
Dani Seseña ha dicho que…
Un lujo de comentario, Pau. Gracias por escribir en este espacio. Estoy de acuerdo con cada palabra que has escrito.

En cuanto a Cámara Abierta 2.0... Pues muchas gracias. Tú sabes lo que hay detrás y cómo nos lo curramos o lo intentamos. Y tu aportación como blogger y "surtidor" (permíteme la expresión) de iniciativas es esencial para que este mundo (y el 2.0) -como dijo Georgina cuando recogió el premio- sea más justo y más igualitario.

Un abrazo enorme!
Anónimo ha dicho que…
Aunque Boris no pudiese venir con Charlie y yo a las instalaciones de TVE tampoco hay que olvidarle.

Muchas gracias Dani por dedicarnos una entrada, nosotros te sacaremos en el próximo telediario precario jejeje.
Dani Seseña ha dicho que…
Miedo me dais... jeje. En efecto, no olvidamos a Boris. Espero conocerle en la próxima.

Un saludo, Pablo.
Anónimo ha dicho que…
Esto es solo el comienzo.

Resula realmente interesante su blog y todo lo que hacen. Por algo me interesé en conocerlos y en podrer colaborar con ellos.

Son chicos increíbles.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e