Ir al contenido principal

LEEMOS, NO LEEMOS... DESHOJEMOS

Me pasa Nacho de la Fuente el enlace a un post de Pisani en Soitu.es. La entrada, bajo el título NO LEEMOS, dice así: Nos conformamos con recorrer o barrer (scan, en inglés) los textos que nos presentan online. Esta afirmación, formulada desde hace tiempo por Jakob Nielsen, el gurú de la usabilidad (véase esta investigación anterior), ha sido recientemente confirmada, una vez más, por un estudio que aporta algunas precisiones útiles (…)Por lo demás, leemos el 20% del texto de una página media (600 palabras en el test en cuestión)…

Es muy interesante el tema y creo que merece cientos de comentarios; no necesariamente bajo mi texto, sino con nuestros compañer@s más cercanos, amigos… y que de ahí trascienda a todos los ámbitos posibles. No paro de darle vueltas. Seguramente es así (me encantaría que no), y seguramente los audímetros recogen la mayoría de los gustos televisivos; es posible que un reality presentado por los Hermanos Calatrava tendría más éxito que la reposición de Doctor en Alaska; muy probablemente terminemos con agujetas en los pulgares (por aquello de apretar botones del móvil o de la PSP) en vez de sufrirlas en los ojos por exceso de lectura. Y hay serias opciones de que (exagero y no me lo creo) que el futuro sea como el que plantea Idiocracia (Mike Judge, 2006).
Todo tiene su longitud, su función, duración, sentido y trayectoria. De igual modo que hay libros eternos, soporíferos, mortecinos, susceptibles de ser resumidos en 20 páginas, existen largometrajes que no han aceptado su condición de corto... Al igual que pasan cortos que podrían aspirar a ser largos. Y por lo tanto cuelgan posts que son larguísimos y otros que deberían ser ampliados. Ah, y si un día estás en blanco y no tienes nada que decir, pues no escribes.
¿En el equilibrio está la clave? También es cierto que de pequeños no nos gusta –normalmente- algunos platos ni las pelis donde ves crecer la hierba (algunas ni de mayores), ni mucho menos el Jazz, o beber vino ni cerveza; pero crecemos, nos educan y lo más importante: hacemos esfuerzos… Y es que no creo que todo en la vida aflore sin forzar, necesitamos empujones, impulsos… incentivos. Por favor, como le decía al grandísimo periodista y blogger Nacho de la Fuente, si alguien piensa que mis posts son un tueste infumable, o sencillamente que deberían ser más cortos, que me lo escriba. Lo pido sinceramente.

¿De verdad sólo leemos el 50% de la información cuando el número de palabras es inferior a 111? Seguramente. ¿Y? ¿Y ahora qué? Leemos o no leemos...

¡Salud, y lectura, que no muerde!
PD.: Nacho, reflexiona, pero no tardes mucho... Tus posts son esenciales para esta inquieta blogosfera.

Comentarios

Nacho de la Fuente ha dicho que…
Dani, volveré, no te preocupes. Pero me hace falta cargar pilas para postear con más fundamento. Tiempo al tiempo.

Un abrazo!!
Anónimo ha dicho que…
Algunas veces si eres un poco tueste, como en este. Te has pasado, tío.
Anónimo ha dicho que…
Ni caso. Estos cansa'os de todo no merecen la pena. Que se tome la molestia de explicar, explicarse, lo del "tueste" y por qué un poco. Cuáles son sus medidas.
Anónimo ha dicho que…
Creo que no es el concepto "largo" lo que cuenta. Más bien sería el de "alargado".
Si es una idea, cuantas menos palabras, mejor. Si es poesía, las precisas. Si es una historia, las necesarias.
Anónimo ha dicho que…
Me animo a escribirte por que Pisani es un tipo que hace tiempo debío morir...no leemos no es cierto...sólo no leemos lo que como el escribe es un coñazo barbaro... y ya es hora de decirlo...Pisani goodbye

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...