Ir al contenido principal

RESPONSABILIDAD Y REVOLUCIÓN

Recuerdo la primera vez que escuché la frase: piensa globalmente, actúa localmente. Fue en una clase de Filosofía del instituto. Aquella profesora a muchos nos cambió la vida. No por ser la autora de dichas palabras –que obviamente no lo es- sino por sembrar con maestría en nosotros las píldoras del pensamiento que hoy parece, comienzan a florecer (o eso creo). En otras palabras: nos enseñó a pensar. Con un mérito formidable, porque a pesar de saber que muchos de los alumnos no son conscientes de lo que están incorporando internamente en sus clases (hablo en presente porque sigue al pie del cañón), ella confía en que un día se servirán de lo aprendido. El tiempo le da la razón.

La vida es un proceso, el esfuerzo por crecer y conquistar la autonomía también. Unos lo hacen por pura inercia, sin detenerse a repasar y analizar los pasos que dan, ni el porqué de las caídas que sufren de vez en cuando; simplemente tiran para adelante y llegan. O no... Otros, sin embargo, necesitan equivocarse mucho, remojarse en fango, salir de él, volver a hundirse, pensar y reflexionar una y otra vez; y sin tener garantías de llegar a buen puerto, pero siguen trabajando.

De pronto, un día los segundos descubren que sus acciones, sus movimientos, las consecuencias de sus quehaceres sí han tenido un sentido y sirven para algo. Es más, toman conciencia de que -mitad conscientes mitad inconscientes- han participado de un pequeño (pero intenso y prometedor) cambio global... desde su localizado espacio. Seguramente lo llevan haciendo mucho tiempo, pero es gracias a un estímulo externo, a una frase o reconocimiento de un tercero cuando llega la propia convicción. Y por tanto arranca el inicio del otro trabajo: asumir la responsabilidad de saberse responsable de algo importante junto al resto de compañeros que han llegado al mismo barco.

Y no sé si todos, pero sé que al menos dos han sido guiados (sabiendo escoger la pista) por el radio de un círculo sin cable que conquista el aire.
P.D: Gracias Fernando.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Muchas gracias guapo!!!! y enhorabuena otra vez por este diario sustento.
"Ladefilosofía"
Anónimo ha dicho que…
Las últimas frases son estupendas¡ y muy enigmáticas!
No importa tanto descifrar el enigma como leerlas y paladearlas.
Hasta pronto. Eva

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e