Ir al contenido principal

TRÁFICO DENSO DIRECCIÓN DIÓGENES

Toca pasar la ITV y aunque no soy de los que utilizan mucho el coche, no puedo evitar estos días fijarme en los turismos ajenos. Concretamente en sus parabrisas y en sus asientos delanteros. Por qué, porque después de un paseo largo, me fijé en que muchos parecen profesar una religión pro ITV que no termino de comprender. Ahí lo veis... Ristras de pegatinas caducadas. Me fui a bucear por la normativa y según ésta –les digo a los coleccionistas de años pasados- podéis estar tranquilos: ¡no es obligatorio apilar fechas, vale con que dejéis visible la última! Lo digo por si no lo sabíais.

De igual modo, también podéis quitar los chalecos fosforitos de los asientos delanteros. En efecto, tampoco la Ley os obliga a ponerlos como camisetas en los respaldos. Veo que unos cuantos se han tomado muy enserio aquello de llevarlos a mano en el coche. En fin. Que no pasa nada por dejarlos plegados en la guantera, eh? No se inflan como los de los aviones...

Volviendo en dirección pegatas de colores, digo yo que igual es un reflejo de lo que cuesta desprenderse a veces de elementos del pasado, de recuerdos, de cosas que han significado algo en épocas anteriores. Recomiendo un paseo –con mirada cínica- por la wiki de Diógenes Laercio. Aboguemos por la catarsis doméstica, material, tiremos cosas de una vez y centrémonos en lo que hay y como consecuencia, lo que vendrá. Pero sin pasarse con extrema atención a futuros, porque como decía el maestro Lennon: El presente es aquello que se pierde mientras miramos al futuro. Y añado: también nos lo podemos cepillar -el presente- si le damos demasiada bola a lo vivido en pretéritos perfectos.

*La imagen superior pertenece a bp3.blogspot.com

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Mañana comento algo sobre lo que escribes hoy. Es sugerente, vaya si lo es.....
Alejandro M.

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…