Ir al contenido principal

TRÁFICO DENSO DIRECCIÓN DIÓGENES

Toca pasar la ITV y aunque no soy de los que utilizan mucho el coche, no puedo evitar estos días fijarme en los turismos ajenos. Concretamente en sus parabrisas y en sus asientos delanteros. Por qué, porque después de un paseo largo, me fijé en que muchos parecen profesar una religión pro ITV que no termino de comprender. Ahí lo veis... Ristras de pegatinas caducadas. Me fui a bucear por la normativa y según ésta –les digo a los coleccionistas de años pasados- podéis estar tranquilos: ¡no es obligatorio apilar fechas, vale con que dejéis visible la última! Lo digo por si no lo sabíais.

De igual modo, también podéis quitar los chalecos fosforitos de los asientos delanteros. En efecto, tampoco la Ley os obliga a ponerlos como camisetas en los respaldos. Veo que unos cuantos se han tomado muy enserio aquello de llevarlos a mano en el coche. En fin. Que no pasa nada por dejarlos plegados en la guantera, eh? No se inflan como los de los aviones...

Volviendo en dirección pegatas de colores, digo yo que igual es un reflejo de lo que cuesta desprenderse a veces de elementos del pasado, de recuerdos, de cosas que han significado algo en épocas anteriores. Recomiendo un paseo –con mirada cínica- por la wiki de Diógenes Laercio. Aboguemos por la catarsis doméstica, material, tiremos cosas de una vez y centrémonos en lo que hay y como consecuencia, lo que vendrá. Pero sin pasarse con extrema atención a futuros, porque como decía el maestro Lennon: El presente es aquello que se pierde mientras miramos al futuro. Y añado: también nos lo podemos cepillar -el presente- si le damos demasiada bola a lo vivido en pretéritos perfectos.

*La imagen superior pertenece a bp3.blogspot.com

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Mañana comento algo sobre lo que escribes hoy. Es sugerente, vaya si lo es.....
Alejandro M.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e