Ir al contenido principal

COLGADAS POR SU ESTADO

Jo, tía que Juancho y yo somos novios. ¿Y eso, tía, cómo estás tan segura de que no es un lío? Porque lo ha puesto en su Facebook? ¡Hala, tía! ¡Ya ves! ¡Bua! Mila y Juana se disputaron la ansiedad en el trayecto de metro entre las estaciones de Paciencia y Soberana. Fue un diálogo lleno de granos, estéticas, nervios... ¡De sincera pubertad! Y Juancho, tranquilo en su perfil. O quién sabe si lleno de muescas en las uñas.

Pero no, Juancho es un tipo seguro en sus asuntos con ellas. Alto, guapo, lleno de amigos en su Facebook y rodeado de peticiones ajenas. Su estado sentimental es tan preciado que casi no importa lo que ocurra en el cuerpo a cuerpo. Mila ha cumplido un sueño: ser la primera en colgar el cartel virtual de "Juancho está en una relación". Un estado de ánimo tan llamativo y deseado como efímero; pero de momento ella es la causa del efecto.

¡Jo tía, qué guai! Ya te cuento. Bua. ¿Sí o que? ¡Buf! Oye tía. Qué. Lo que no me mola es que ha aceptado a Tania. ¡Qué zorra! Ya ves. Qué mal rollo. Mañana la freimos... ¿Cómo? Nos hacemos un perfil y la metemos en un lío, esta está tan desesperada que fijo que se lo cree. ¡Ay, sí, ya sé qué foto vamos a pillar! ¿Cuál?La de Roni, el amigo del amigo de Andy. ¡Vale! Se va a cagar. ¡Qué zorra!

Antes de que entraran en acción, Juancho cambió su estado y volvió a ser soltero. Y ahí terminó todo.

Comentarios

labertolutxi ha dicho que…
Ahora tenemos tres vidas, consciente, inconsciente y virtual.
Juana ha dicho que…
Pues no se si lo habrás oido en el metro, pero yo lo escucho en casa "mi amiga y su novio se declararon por tuenti" y (lógicamente) lo dejaron por tuenti.
Nosotros le dijimos que nada de declaraciones amorosas por tuenti, es de cobardes .... y nos hizo caso.
La Vida es cuerpo a cuerpo, lo demás solo es un instrumento, el problema es la confusión .... ¿aprenderemos a utilizarlo? .... espero que si.
La Zapateta ha dicho que…
Como especie (el ser humano lo es, quizá más que ser) estamos abocados a la evolución, y sin duda a parecernos cada vez más a Kitty (la de Hello K.)es decir, a que nos desaparezca la boca. Ya me contaréis para qué servirá la boca en unos miles de años. El sexo oral desaparecerá y en su lugar emergerá el sexo viral: cuanto más penetres en las redes ajenas más macho serás... la boca ¿pa qué?
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
A mi me rechina lo de nos hacemos un perfil y... Real como la vida misma.

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere  la curva peligrosa.